Recent Posts

martes, 30 de septiembre de 2008

Por un poquito de amor




Hace poco escuché por ahí que todas las charlas terminaban hablando de amor.Así como todos los caminos conducen a Roma, parece que un diálogo entre amigos en un café cualquiera recae indefectiblemente en el tema sentimental.
Será por eso que mi mente, que en estos días anda vagando por cualquier mundo, no se escapa de la teoría y finaliza sus pensamientos en el mismo temita que el resto.

Me pregunto entonces, si es tan importante, por qué motivo a veces nos hacemos los desinteresados.
Nos escudamos bajo el " no estoy para eso", "tengo otros planes", " conmigo el amor no va", cuando en realidad, en lo más hondo, es el motor que mueve muchas de nuestras acciones.

En mi caso, para no andar generalizando y elaborando teorías que involucren al resto del mundo, creo que no es desinterés, sino temor.

Existe un miedo oculto debajo del atuendo de soltera que disfruta de la libertad.
Ser libre tiene millones de atractivos, así que no miento cuando digo que soy feliz en este estado, pero quien sabe en un punto también se trate de cobardía.

Conocer a alguien, implica una apuesta, donde no está garantizado el éxito, donde existen las mismas posibilidades de ganar que de perder, sólo que el hecho de perder nos deja con menos ganas de apostar la próxima vez, y así caemos en una rueda infinita que sólo logra que cada vez más busquemos ubicarnos detrás del telón en lugar de querer ser protagonistas.

Lo que me preocupa es que ese temor, arraigado a través de los años, no me permita reconocer a la persona indicada el día en que llegue, si es que llega...
Como si sintiera que me vuelvo cada día que pasa un poco más inmune a las señales.
Alérgica al romanticismo.
Desconfiada de las buenas intenciones masculinas.
Agazapada esperando tras mi muralla que se acerque el enemigo.
Repasando la coreografía para no dar un paso en falso el día que me toqué bailar.

Mientras tanto, me pregunto dónde estará aquél valiente, que cargue con semejante artillería como para franquear mi guarida, interrumpir mi sueño y pelearse con todos mis fantasmas con tal de conseguir un poquito de mi amor.

¡Feliz cumpleaños Ely!

Ely , como no sabía con que ánimo ibas a levantarte, me dispongo a obsequiarte dos alternativas.
La primera, es para saciar tus instintos felinos...






... la segunda, también.





¡ Qué tengas un cumpleaños FELIZ!
De esos que nos merecemos.
Muchos besos, abrazos, serpentinas de colores, regalos, flores llegando a tu puerta,mensajes, mails, llamados y una infinidad de etcéteras.
De corazón.

El dormilón



Llegó el lunes, y desde el amanecer del nuevo día se fue gestando algo más que el inicio de una nueva semana.Al menos en mi interior.
Sabía que llegaría el momento de enfrentarme con Ramiro, el instante en que buscaría abrazarme, explicarme, inventarme una excusa, y en el que supondría que yo sonreiría y le correspondería el abrazo, como si nada.

Llegué a la oficina, y ahí estaban aquellos que se habían divertido conmigo el viernes, aquellos otros que me habían avisado que no podían venir, esos tantos que no saben mi nombre ni yo el de ellos, y Ramiro. Saludé uno por uno, con efusividad de lunes post cumpleaños, y al ir acercándome a Ramiro fui ralentando las emociones, mutando el rostro, desdibujando la sonrisa.
Él, que no es ningún tonto, y que ya tiene un archivo de mis caprichos, mañas y demás comportamientos, se anticipó y me interrumpió a mitad de camino.
Con una algarabía impune se acercó con ambos brazos extendidos en un intento frustrado de abrazo. Frustrado por mí, claro.
Me miró desorbitado y me dijo, como quien confirma algo que intuye:

- ¡Estás enojada! No seas tonta, es que me quedé dormido el viernes.

No lo miré, no le contesté, tan sólo me limité a correrle los bracitos como quien saca la maleza del jardín para poder sentarme en mi escritorio.

Se dio media vuelta, y se fue, ofuscado, a hablar con alguien.

A los quince minutos, mientras yo chequeaba el correo, lo vi preparar sus cosas como para irse.
Y ya con el abrigo puesto, empezó la cadena de saludos. El último lugar lo reservó para mí.
Se acercó y me dijo:

- Me quedé dormido, perdoname, sabés que quería ir a tu fiesta.

- Es que no me importa que no hayas venido a la fiesta - le contesté

- ¿No? ¿ Y por qué estás enojada entonces? - me preguntó confundido

- Porque mi cumpleaños duraba todo el sábado, y no fuiste capaz de mandarme un miserable mensaje - respondí con total seriedad, y sin que se me moviera un pelo.

- ...

- ...

- Bueno, de alguna forma voy a compensar mi error, ya vas a ver . Voy a hacer que se te pase el enojo- dijo sonriendo, convencido de que idearía algún plan.

- Lo dudo - respondí

- ¿Por qué?- preguntó serio

- Porque tal vez puedas lograr que se me pase el enojo, pero dudo que puedas lograr revertir la desilusión - le contesté

- ....

- ....

- Tenés razón.Soy un imbécil- fueron sus palabras finales

Lo saludé, y seguí chequeando mi correo.

Cocodrilo que "se duerme", es cartera.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Medida desmedida




Los comentarios que recibí hasta el momento en el post anterior me hicieron pensar en que tal vez yo estaba equivocada, y que tenía que seguir dando sin esperar recibir.

Pensé, maquiné, tejí y destejí conjeturas al respecto, y lo cierto es que sigo pensando lo mismo.
No quiero que hagan una tirada de 10.000 estampitas con mi foto, sólo quiero recibir un poquito de aquellos que me succionaron el néctar.¿Está mal? ¿Voy a ir al infierno por eso, en lugar de encontrarme con Victor Sueiro?

Que no se interprete mal.Mi enojo no es con aquellas amistades del alma que tuvieron algún impedimento que no les permitió asistir a mi fiesta.Mi bronca es con los tipos que ocuparon un lugar especial en este último tiempo.Tampoco el reclamo es desde el lugar de mujer despechada, porque por suerte, entendí que Ramiro no es para mí, y a mi modo se lo hice saber, y a Ben no intenté verlo en este tiempo, porque más allá del afecto mutuo, finalmente es sólo sexo, y ya no tengo más ganas de prestarme a ese juego.

Lo que me duele y me molesta de esto, es que más allá de la pequeñísima historia con Ramiro, teníamos algo más, algo que trascendía un encuentro.Eramos compinches, y yo siempre había hecho todo para darle una mano. En su momento supo agradecérmelo, pero creo que era ésta la oportunidad de demostrarme el cariño que siente. Sabe de memoria como soy, y que un mensaje o un llamado en el único día del año en el que soy un poco protagonista, hubiera sido lo acertado.

Ben, mal que mal dio una señal.En realidad dos, un mensaje en el Msn a horario, y uno al celular a destiempo. El caso con Ben es que cuando quiso pasar su cumpleaños conmigo, yo acepté de inmediato, porque no podía negarme a lo que él elegía para su día.Le compré una torta, un buen regalo, y salí corriendo de la cena con mis amigas para poder estar con él.
Así que pretendía algo más,no sé bien qué, pero algo más.

Y Norman, bueno, aunque después de no haber contestado mis últimos mails debí imaginarme este silencio, creo que en el fondo albergaba una esperanza, ínfima, pero esperanza al fín.
Yo fui su rueda de auxilio en una parte de su camino, un mecánico on line las 24 hs que reparaba su mecanismo averiado. Traté de encontrarle departamento, enfermera para su mamá,y hasta un trabajo nuevo, y jamás le pedí nada a cambio.Sólo esperaba que tuviera la delicadeza de hacerme notar que yo no había sido una boluda a cuerda, y que al menos era merecedora de dos palabras escritas en un mensaje de texto una vez en 365 días.

Eso es lo que hoy me deja un aprendizaje, que es muy distinto al resentimiento.
Hoy entiendo que todo tiene una medida, justa, apropiada.
Comer sin límites trae indigestión.
Comprar sin límites es compulsivo.
Amar sin límites genera asfixia.
Dar sin límites nos deja vacíos.

Mi dar, siempre fue en una medida desmedida y a la hora de recoger los frutos me di cuenta de que mi canasta estaba vacía.
Así que de eso tomo nota, como para estar más atenta la próxima vez, y preservarme un poco.
Sólo un poco más.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Final de fiesta

Oficialmente ya tengo 35 pirulitos.
Oficialmente también, tengo un cansancio extremo.
Mi cumpleaños fue como una maratón interminable, que arrancó el viernes a las 21 hs y que terminó hoy a las 2 de la mañana.

De la fiesta de pelucas y sombreros ya les conté, entre borracha y lúcida, todo lo que había para contar.

Así que me resta contar sobre mi sábado cumpleañero, en el que los llamados no me dejaron pegar un ojo.

Fue un día extraño. Creo que si hubiera imaginado algo para estos 35 no se hubiera parecido en nada a lo que terminó resultando.

Digamos que más allá del festejo, me sirvió para darme cuenta quienes eran mis afectos genuinos. Lo raro de esto, es que no me lo planteé como un examen para detectar quienes integraban mi círculo de confianza, como decía De Niro, sino que sólo me surgió al darme cuenta de que este cumpleaños no se produjeron los llamados de siempre, sino que hubo algunos nuevos, y otros, que brillaron por su ausencia.
Acá, el resumen de lo que pasó:

* BEN, mandó un mensaje pro el Msn a las 21.30 hs, pero como yo ya me había ido no lo pude ver hasta las 2 de la mañana en que llegué.Por lo tanto, cuando a eso de la 1.30 me mandó mensaje al celular, mi respuesta fue: Tarde, pero gracias. Y ahí quedó el diálogo.

* NORMAN, jamás llamó, ni mandó mensaje, ni se acordó de mí.

* RAMIRO no dio ni una señal. Así que mañana, cuando lo vea, seré exactamente para él, lo que parece que él quiere que sea: Una perfecta extraña. Y a llorar al campito...

* Alguien me mandó un mail muy lindo.

* Otro mail, de mi amiga Vir, con sorpresa incluída.

* Dos bloggeras que me dedicaron un post.¡¡¡Infinitas gracias!!!

* Muchos mensajes y hasta mails de muchos de ustedes. ¡Más gracias pra todos, de verdad!

* Adrián, uno que forma parte del pasado, pero con quien mantengo una relación de dulce amistad, me llamó dos veces, y me hizo sonreír, pensando en que después de una relación puedo convertir el amor que no fue en una hermosa amistad sin sexo.

* Amigas que me fallaron, que llamaron sobre la hora o que desaparecieron por completo.

* Un mensaje cantado en mi contestador, de Liliana, la mujer de papá.Genial.

* Un mensaje y un llamado tierno de mi viejo, que me llenó los ojitos de lágrimas.

Por suerte, todavía quedaba la noche.
Una cena en LA PECA de Palermo, con Renata, Gretel,Sami, Mariela, Chapi y Romi.
Fotos de fiesta de quince, en la que yo iba saltando de lugar en lugar para tenerlas a todas inmortalizadas en una imagen.
Ese fue el broche de oro para un cumpleaños que no paró de sorprenderme, para bien y para mal.
Pero sobre todo, para bien, porque reafirmo mi lección recientemente aprendida:

" No voy a dar sin medida, sin saber cuánto el otro está dispuesto a darme", porque después me llevo estos terribles chascos.

Aprendizaje, claro.






Acá les dejo la sorpresa que me incluyó Vir en su mail desde España. Gracias amiga!



sábado, 27 de septiembre de 2008

Resumen fiestero



Si estoy despierta no es de milagro, sino porque con la borrachera de anoche (de hace un rato sería más apropiado decir), me olvidé de apagar el celular y a las 9.45 hs comenzó a sonar el ring tone a todo volumen.No llegué a atender, y Liliana, la mujer de mi papá se vio obligada a dejar mensaje en el contestador (mensaje que no podré levantar por el momento porque anoche me quedé sin crédito).

Así que a aproveché para entrar a postear algo, y de paso borrar las fotos que había subido al post anterior.Sólo en estado de ebriedad hubiera develado mi identidad con semejantes primeros planos...

A la fiesta estaban invitadas unas 70 personas.De las 70, a unos 30 más o menos sólo conozco de cara y no me sé los nombres (son los últimos que ingresaron a la empresa). Entre los 40 restantes se incluyen los que considero más que compañeros, mis jefes, y por supuesto Ramiro.

Acá, hago una pausa para relatar un acontecimiento para nada menor que se produjo el martes. Yo lo llamé a su celular para pedirle que me trajera la boa de plumas que le presté hace más de un mes a la hermana y que aún no me devolvió, porque me la quería poner para mi fiesta.Me dijo que me escuchaba mal, y que lo llamara en 5 minutos a la casa.Así hice, y ahí estaba "ella" atendiendo mi llamado.

- "Hola, ¿Puedo hablar con Ramiro?" - Dije con el tono más cordial del mundo, lo juro.

- Te paso - respondió, sin saber quien era yo

Y ahí escuché como, mientras le cedía el tubo a Ramiro, repetía mi pregunta en tono de burla.

Por supuesto que cuando él me atendió no le dije nada, para evitar que tuviera que darme algún tipo de explicación delante de ella, y que ella descubriera que yo la había escuchado y que encima me había molestado.
Ese detalle se me quedó atravesado, y automáticamente lo convertí en un sentimiento de bronca contra Ramiro, como si el que se hubiera burlado hubiera sido él.
A partir de ahí, seguí juntando enojo cuando durante los días siguientes no fue capaz de traerme la boa, y hasta ayer mismo tuve que llamarlo para decirle que me la llevara directamente a la fiesta. Claro que yo no estaba teniendo en cuenta una cena familiar que se ocupó de avisarme que tenía. Prometió escaparse y venir un rato, tarde, a darme un beso, pero como no es Coperfield parece que el truco del escapismo le salió mal y jamás llegó a la fiesta.
Ni él, ni varios de los que creí que eran amigos y no compañeros, así que tengo algunos nombres más para pasar a la lista de aquellos con quienes no puedo contar.


Terminamos siendo 20, con sombreros y pelucas, bailando descontrolados.
Cada uno de los invitados trajo un vino y dos cervezas, y a las 3 de la mañana no quedaba más que media Coca Cola que yo había comprado "por si acaso".

Leandro estaba muy raro.Cuando digo muy, es muy.
Contrario a sus costumbres, esta vez no bailó.
Carla se ocupó de decirme en la cocina, que habían discutido adelante de todos ( menos de mi), y que él le había dicho que no quería verla más, y que le tenía "los huevos rotos".
Ella, con su mejor sonrisa, se preocupó por arengar a los invitados a las 12 en punto para que entonaran el Feliz Cumpleaños, mientras Dani venía desde la cocina con la torta en la mano y la velita encendida.

Hubo algunos que me sorprendieron:
Dani fue uno.Llamándome durante todo el día para saber si necesitaba algo para la fiesta, comprando un cable para conectar el equipo y las luces, yendo y viniendo a la casa en plena fiesta a buscar más música.

Jime fue otra.Me prestó el lugar, me regaló un champagne, y subió y bajó de su departamento unas doce veces, llevando y trayendo cosas .

Silvi fue otra.No tenía con quien dejar a su hijo así que lo trajo y fue él quien estiró su manito apenas llegó para entregarme el regalo que me había comprado con su mamá.Además, trajeron miles de sombreros increíbles por si alguien se los olvidaba. Me encanta cuando la gente tiene esas actitudes espontáneamente.

Jorgelina, que no va nunca a ninguna reunión, también vino.

Sí, vino.También cerveza, New age y champagne, que me hicieron bailar toda la noche, y olvidarme de que me habían fallado la mitad de los invitados.
Que me hicieron olvidar también de que a los 35 años una no debería andar emborrachándose por ahí.

Así que llegué a mi casa agarrándome de las paredes para no caerme, y como pude me senté frente a la compu.
Siguieron las sorpresas:

* Un mail de mi primo de Costa Rica que jamás se acordó de mi cumpleaños, hasta hoy.

* Un mail de mi jefe deseándome muchas felicidades.

* Un mail de una lectora muy fiel.

* Algunos comments de algunos de ustedes que se acordaron de saludarme temprano.

* Un mensaje de Renata, mi amiga del alma, en la pantalla de mi celular.

* Unas palabritas de "alguien" que titilaban en el monitor de mi pc.

* Un libro de Lovecraft que mi mamá me había dejado de sorpresa al lado del teclado.


Y así, borrachita, feliz y apenas más vieja, me fui a dormir.










Feliz cumpleaños a mi











Mi estado sde ebriedad es notorio, lo se...




Hubo grandes ausencias, pero tambien gente que me sorprendió.




La usencia: ramiro, que tenia una cena familiar...no hay esxcusas, ya lotaché de la lista, y pasa al olvido sin retorno.




Las sopresas: Daniel que me demostró que es un gran amigo: compró uncable para la conexion de la musica, trajo mucho para tomar(queme lo tomñé todo yo), fue a su casa a buscar Cds....y fue el ultimo en irse.




Como él hubo varios, que vinieron desde la loma dle culo, gastando fortuna en remisse, hasta carla estuvo cordial y simpática.




Leandro...un tema aparte, porque debo reconocer que algo me pasó en cada abrazo que me dio, y cuando me dijo a las doce en punto: felzi cumple amiga mía...








Muero de sueño,peroquiero compartir alguns escenas de mi cumple 35 con ustedes que me bancaron en buenas y malas como fielesamigos.




Hoyestoy feliz, felizzzzzzzzzzzzzzzzz.








Les cuento un secreto, alguien me sorprendio con un mensaje que titilaba en mi pc apenas ent´ré a mi casa y que habia sido mandado apenas arrancaba mi dia.Y eso tambien me saco unas sonrisa.




perdon por mi incompostura, y hgracias a todos los que me dejaron deseos de buenos augurios (esta formaliddad de deicr auqgurio viene con la madurezzz.....que viejade mierda..jajaj)




Perodon,noo veo, asi que me despido hasta q esté mas cuerda.Los dejo con las fotos.




Pista: Estoy nuy sobria, de negro.



Leandro: De rojo



Carla con peluca violeta



Daniel con camisa a cuaros



ramiro ausente, ya lo dije, no?



No meimportaaaaaaaaa, creanme!











Mua!! Besos a todos.








La cumpleañera que no quiere abandonar la juventud :(












viernes, 26 de septiembre de 2008

La víspera





Cuando era chica, un mes antes empezaba la cuenta regresiva hasta llegar a mi cumpleaños.

Tachaba los días como los presos, buscando sumar un año más, anhelando crecer.

Quería que el tiempo pasara rápido, que dejaran de tratarme como una adolescente, poder tomar mis propias decisiones y hacerme cargo de una vida de adulto.



Ahora detesto cuando los teenagers me dicen señora, cuando abro el botiquín y veo las cremas anti-age, cuando descubro que si me hago dos colitas lo único que logro es parecer una ridícula versión doméstica de Cris Morena.

Ahora reniego de tener que hacerme cargo, de no poder hacer la plancha y tomarme una semana para estar al pedo porque alguien tiene que pagar las cuentas.



Treinta y cinco años, que están ahí, dando vuelta apenas el almanaque, y que son como un semáforo en amarillo intermitente, que me indica que es tiempo...¿de qué?



De hacer un repaso.



Como la nochebuena que antecede a la Navidad, hoy es la víspera de mi ingreso a una edad que se acerca demasiado a lo que debería ser el climax de la vida adulta.

¿ Desde cuando cumplir años dejó de ser un motivo únicamente de festejo y empezó a convertirse en un motivo de reflexión y planteos? Desde el momento en que dejé de comprar la cantidad exacta de velitas y decidí poner una sola que resumiera la cantidad de años que cumplía, supongo.
Ya no me importan los regalos, ni los globos, ni si fulana no puede venir...si total la conozco tanto que ya sabía que no iba a venir. No planifico grandes encuentros, ni empiezo un mes antes a decorar mentalmente la torta.



Ahora lo que me importa es estar mejor parada que el año anterior.

Que la nueva cifra no me encuentre detenida,

confundida,

distraída,

equivocada.



Hay algo que aprendí, y que quisiera tatuármelo como el protagonista de Memento:

* A no dar sin medida, sin saber quien es realmente el que está recibiendo.

* A que las interminables esperas no hacen más que desesperar, y que finalmente, si algo llega, pueda ser muy distinto a lo que imaginé y termine desilucionándome.

* A que los afectos verdaderos, los que me entienden desde el corazón, sin cuestionarme, los cuento con los dedos de una mano.

* A que la mitad de la gente que creí que estaba ahí, desaparece cuando la necesito.

* Que una pareja no es sinónimo de felicidad.

* Que el amor es algo complejo, que requiere dedicación, y que por amor no se muere nadie.

* Que nunca es tarde, pero que el tiempo pasa rápido, así que no debo tardar tanto en decidir que quiero hacer, porque de pronto dejé de tener 27 y cumplo 8 más.

* Que la vida no es tan básica como nos contaron. Nacer, crecer, reproducirse y morir, es para las plantas.Yo pretendo mucho más.


Me voy a despedir mis treinta y cuatro, con la lista en la mano para leer en el subte y memorizarla bien, así el próximo año no tengo que arrepentirme de haber cometido algún error de esos que creía saberme de memoria.










miércoles, 24 de septiembre de 2008

ADN




Hay muchas cosas que no recuerdo de mi infancia, pero hay otras que fueron escritas con marcador indeleble, y que son como mi ADN.

Cuando mi viejo se fue, a mis cinco años, mamá estuvo mal.
Hay una nube de polvo que enturbia mi memoria, pero sé que estuvo internada y llegó a pesar muy poco en un corto tiempo. Crecí con la idea de que había sido por una fuerte depresión. Hoy me pregunto si no habrá sido un intento de suicidio, por las caras con que se miraban mis abuelos cuando yo preguntaba donde estaba mi mamá.

Entre medio aparecen muchos personajes, matrimonios amigos de mi mamá, vecinos, que adoptaron el apodo de "tíos" hasta el día de hoy. Ellos fueron quienes se ocuparon de mí mientras mi vieja se recuperaba. Me enseñaron a andar en bicicleta, a remontar barriletes, y a tratar de ser una nena feliz a pesar de todo.

Después está el recuerdo de mi vieja laburando, y yo criándome con mis abuelos, dos personas de alma tierna y generosa.
También las frases, marca registrada de mi vieja, que fueron mi evangelio de cada día:

" Tu papá se fue con otra", " Nosotras dos nos quedamos solitas pero vamos a salir adelante", "Vos sos todo lo que tengo en este mundo", "No quiero saber nada con ningún otro hombre".

Si los padres supieran el poder que tiene sobre sus hijos cada cosa que dicen , tragarían saliva y contarían hasta un millón antes de hablar. Eso lo entiendo ahora, y probablemente la generación de mi vieja aún no alcance a comprenderlo.

Así crecí, esperando la vuelta de un padre que "nos había dejado solitas a la buena de Dios", mientras buscaba, revolvía, hurgaba entre las cosas de mi mamá con la intención de encontrar algo, una foto, una nota, algo que me devolviera una parte de la historia o alguna verdad.

En algún momento me enteré que tenía algunos medio hermanos dando vueltas por ahí.Ya estaba más grande, pero no por eso fue más fácil de asimilar la noticia. Además de imaginar la cara de mi viejo, tenía tres rostros más a los que darle forma y color en mi mente.

Veintidós años después, un día cualquiera, sonó el teléfono.Era él. Aquél a quien yo había esperado durante tanto tiempo. Su llanto dificultó la charla, pero me acuerdo que terminé pasándole el tubo a mi mamá, que me hizo señas de que la dejara hablar tranquila.

A la semana lo vi, y fue ver a la imagen que yo había construido, pero con canas y arrugas que, como en toda fantasía, yo había preferido omitir.
Fue un abrazo con un extraño, pero que en el fondo conocía. Alguien con olor a papá, a reproche y a abandono.

Terminé dejando mi trabajo para ir a trabajar con él y poder estar todo el día juntos, como si de esa forma la vida nos devolviera el tiempo que no habíamos compartido. Quisimos aprender del otro todo de golpe: su forma de reír, sus gustos, sus mañas, sus berrinches, sus gestos.
El exceso fue tan malo, como malo fue el resultado, y buscamos el oxígeno escudados tras una simple pelea que sirvió para alejarnos nuevamente.

Llegó el silencio.Conocido y doloroso silencio que engendraba en mi cabeza una enorme culpa. Yo era la causa de todas las distancias.

Me fui acostumbrando, mimetizando con la ausencia. Mi papá empezó a ocupar el lugar que ocupan las cosas inconclusas de la vida, como una materia pendiente, como una charla trunca.
Siete años después apareció, y en lugar de continuar la conversación inacabada, me senté a mirar, a esperar una jugada, una solución mágica, una respuesta.No recibí nada de eso, aunque surgió algo nuevo: una duda, enorme, crucial en este punto de mi vida.
En la última charla, la única que tuve con mi viejo en este tiempo, él se ocupó de hacerme recordar algo importante:

- "El día del divorcio el abogado me dijo que como eramos tan unidos lo mejor iba a ser que te mintiéramos.Era conveniente que te dijeran que yo estaba muerto.
Me pasé toda la noche llorando, dando vueltas por la plaza del Chaco, con las palabras del abogado en mi cabeza." - eso me dijo.

Ayer pude hablar esto en terapia, y sacar a la luz esa duda que me come por dentro: ¿Por qué motivo alguien que se divorcia piensa que es mejor que le digan a su hija que su padre está muerto? La respuesta es : Sólo si sabe que no la va a volver a ver.

Y ahí nacen millones de preguntas nuevas, y un territorio virgen e inexplorado. ¿Qué hubo entre medio para llegar a esa determinación? ¿Qué papel jugó mi mamá en todo esto?

Y la peor de todas es: ¿Nadie pensó en mí?

Así que para mi cumpleaños número 35 decidí que voy a hacerme un enorme e incomparable regalo.Voy a preguntarle a mi papá por qué.
Tal vez así pueda averiguar cuál es mi ADN.

¿Escrito en el destino?


En esos minutos ociosos que tengo entre la estación Congreso y la estación Catedral, cuando no tengo nada para leer, aprovecho para pensar.
Eso me pasó hoy a la mañana, camino a la oficina.
Una extraña idea me atravesó la mente al mirar un afiche que ni recuerdo ahora qué decía, pero que originó finalmente este post.

Hay una película, en la que actúa Gwyneth Paltrow , que se llama "Dos vidas en un instante". No sé si muchos la habrán visto, y tampoco recuerdo si era tan buena.Lo que sí recuerdo es que en un momento determinado de la película, la historia de la protagonista se divide en dos: una posible vida que se genera al tomar el subte, y otra vida que se desencadena al perder el mismo subte.

Si pienso que una decisión desacertada puede cambiar el rumbo de nuestra vida, también puedo pensar que una nueva decisión puede devolver todo al origen y retornarnos al punto de inicio.
En ese caso no estaríamos en manos del destino exclusivamente, sino que sería una mezcla entre éste y el libre albedrío.

Suponiendo que nuestra vida estuviera guionada desde el inicio, sería posible entonces que nos hubiéramos cruzado varias veces con nuestra media naranja, nuestro complemento, en algunos pasajes de la vida, y que por alguna particular y desconocida razón, hayamos equivocado la elección y por consiguiente, termináramos dilatando el encuentro.
Pero si todo se trata de destino, en algún momento terminaremos moviendo la pieza clave, subiendo la escalera justa, levantándonos a la hora indicada, o tomando el camino correcto, que nos llevará a los brazos de ese otro que siempre estuvo cerca y expectante.

Será entonces que las coincidencias no son más que justificativos para eso que creemos insólito y que en el fondo no lo es tanto. Que cuando decimos: ¡ Qué loco encontrarte justo acá! no es tan loco, sino que es bastante oportuno y que cosas que antes nos parecían casualidades,como: " Si no se me hubiera roto el taco, no hubiera ido al zapatero y no lo hubiera visto justo cuando se subía al taxi", van cobrando sentido.

Mientras nos perdemos en el laberinto de espejos, y nos distraemos con las formas que arroja nuestra imagen, tal vez nuestra media naranja está esperándonos a la salida, sin saber aún que nos espera.

No hay brújula que nos guíe, ni mapa que contemple tantas variaciones.
La magia está en seguir buscando, subiendo y bajando, andando y desandando, hasta encontrar.

martes, 23 de septiembre de 2008

Alfie, un soltero de 30


Anoche enganché Alfie por cable, y aunque ya la había visto dos veces, como me había gustado mucho, decidí verla una vez más.
Inevitablemente, cuando salieron los créditos finales, me llamé a la reflexión.

Para los que no vieron la peli, cuenta la historia de "ganador". Alfie es lindo, y tiene un don especial para seducir mujeres.Así va saltando de cama en cama,rubias, morochas, pelirrojas, negras, todas le dan lo mismo. Pero la peli toma un rumbo distinto, y finalmente él termina sintiendo que hizo todo mal, que el amor le pasó por el costado, que las mujeres quisieron cuidarlo y él no supo valorarlas, y por sobre todo, se da cuenta de que está sólo (además de que su corazón impenetrable carga ahora con algunas inesperadas fisuras producto de alguna mujer).

Si hay algo bueno que tiene la película es el monólogo final, que fue justamente lo que me hizo pensar...


“¿Qué tengo, verdaderamente? Algo de dinero en mi bolsillo, buenos trajes, un coche elegante a mi disposición, soy soltero. Sí, sin compromisos, libre como un pájaro. No dependo de nadie ni nadie depende de mí. Mi vida me pertenece. Pero no tengo paz mental. Y si no tienes eso, no tienes nada. Así que... ¿cuál es la respuesta? Eso es lo que estoy tratando de preguntarme. ¿De qué se trata? ¿Sabes lo que significa?”


Llegamos a los 30, disfrutando de una soltería impagable.
Tenemos amigos incondicionales, pero que se van casando, y a quienes ya no podemos ver con la frecuencia de antes.
Un trabajo que no nos paga lo suficiente, pero que nos permite tener independencia económica.
Nuestra cama es sólo nuestra, y podemos hacer entrar y salir de ella a quien se nos antoje.
El tiempo nos pertenece, y si queremos caminar descalzos en la madrugada, desvelados, podemos hacerlo sin dar explicaciones a nadie.
Disponemos del fin de semana, para salir o para recluirnos,según lo marque el estado de ánimo.
Somos libres, completamente.
Pero (siempre hay un pero que lo empaña todo), eso no nos alcanza. Hay una grieta en nuestra vida, que se empieza a notar igual que las arrugas.Empieza imperceptible, pero de a poco comienza a expandirse. Esa fisura, no es ni más ni menos que una filtración por donde se nos escapa un poco de felicidad. Todos los componentes de la magnífica soltería se ven opacados, de pronto, y la libertad absoluta de la que gozamos pierde el encanto.Y la alegría no radica en cambiar de trabajo y ganar más, o en tener un buen plan para el sábado a la noche.

Algo falta, algo se hace necesario, hay un hueco que necesita ser llenado.
Pero ¿ cómo, por qué o por quién?
¿Qué es lo que nos falta?
¿Qué es aquello que pide a gritos el alma y que nos empecinamos en no oír?
Como dice Alfie: ¿De qué se trata?¿Sabemos lo que significa?

lunes, 22 de septiembre de 2008

Tribus Urbanas versión argentina.



Una tribu urbana es un grupo de gente que se comporta de acuerdo a las ideologías de una subcultura, que se origina y se desarrolla en el ambiente de una ciudad.

Hasta ahí estamos.

El tema es que son millones, y que yo desconocía la existencia de más de la mitad.

Acá van algunos ejemplos, extranjeros, claro:

1- Góticos: toman influencias del death rock, el punk, el estilo andrógino, y hasta el estilo de vestimenta del Renacimiento; sin embargo, los góticos tienen una estética propia, que se centra en el color negro: trajes negros, maquillaje para resaltar palidez en el rostro, peinados que cubran la cara y hasta lápiz labial de color rojo aplicado atropelladamente en los labios.


2- Hippies: Los hippies se basaban en una automarginación que practicaban de la sociedad, buscando transformarla en una en donde la paz y el amor fuesen valores más importantes. (Estos están en extinción, como los osos panda)


3- Heavy Metal:se desarrolló como una contracultura que ponía énfasis en la oscuridad por sobre la luz, y tendía a desechar el final feliz del pop con la visión de las cosas que no siempre funcionan en este mundo.

4- Rastafaries:El rastafarianismo surgió entre la población negra de clase trabajadora en Jamaica, y permaneció durante un tiempo como un defensor de la supremacía negra. Hoy en día, sin embargo, se ha extendido a lo largo de gran parte del mundo a través de la inmigración.

5- Punk:Las personas que integran este movimiento defienden los principios de igualdad y equidad; no tienen ninguna ideología política concreta pero muchos apoyan el anarquismo, el socialismo o el comunismo, además de otras corrientes ideológicas izquierdistas.

6- Emos: Su forma de protesta es mediante su aspecto fatídico y melancolico, se supone que su idea es reflejar tragedia y tristeza.Emo es por "emotive", la idea en general es verse melancolicos, pero es solo una moda que surge de una subcorriente de los darks llamada suicide boys o suicide girls, con ideas maníaco depresivas o suicidas.



Esas tribus son a nivel internacional,pero hay algunas tribus que nos pertenecen exclusivamente a los argentinos (cuándo no!). Acá va el detalle, para enculturizarnos un poco:


1- Los Cumbieros: Una tribu que resultó muy popular en los últimos años en la Argentina y Latinoamérica. Como claramente lo da a conocer su nombre, este grupo de personas se guía básicamente escuchando la cumbia.Fanáticos empedernidos de "Los pibes chorros" y de la música "villera".

2-Rolingas: La remera con la lengua stone es fundamental para integrar esta tribu y cuánto mejor si se llevan tatuajes con la cara de Mick Jagger.Infaltable el flequillo de 4 cms de largo y saber de memoria todos los temas de la banda.

3- Pisteros: Tribu conformada por tipos que no pueden ser felices fuera de su auto y que se reunen con otros pisteros durante los fines de semana y hacen sonar juntos sus caños de escape.Podrán no bañarse, pero los domingos por la mañana untan a su automovil con cremas y ceras importadas.

4- Malabaristas de semáforo: A la espera de una luz que cambia a rojo para salir a escena, y dispuestos a revolear pelotitas, bolos, o tragar fuego desde tempranas horas, esta tribu despliega su "talento" a cambio de unas monedas porque parece que la vocación es tan fuerte que prefieren hacer eso que trabajar de ascensoristas o detrás de un mostrador.

5- Trapitos:Dueños absolutos de varias esquinas porteñas, y que tienen como ideología la de enchastrar con agua jabonosa los parabrisas de cualquier auto que se anime a detenerse en frente de sus narices.Acá prevalece la obligatoriedad en la contribución, ya que si no aportamos el pesito pa´la birra corremos el riesgo de irnos con el detergente chorreando por las ventanillas (eso con suerte, claro)


6- Celularmaníacos:Andan por la vida con una nueva extremidad: el celular.Inventaron un idioma nuevo que transforma la típica frase de " Tengo ganas de verte,saludos" en algo así como " tgo gns d vrte.S2". Son expertos en esquivar todo tipo de obstáculos callejeros mientras van enviando mensajes de texto, conectándose a la web y hasta chateando con el tío que vive en medio oriente.Almacenan 70 cd´s , fotos desde que estaban en la cuna hasta la fiesta de egresados,y los juegos que descargaron no tienen nada que envidiarle a la Play Station.Podrán no tener ni para chicles, pero tienen un celular de 700 pesos,como mínimo.

7- Estatuas vivientes: Coparon el microcentro, y llegan con su tarima y sus disfraces, colgados en el 152. Están horas sin moverse, y hasta casi no respiran, con tal de que algún turista sorprendido les de un centavito de dólar que los haga cambiar de posición.

8- Palermitaños: Son la nueva generación, aquellos que hartos de vivir en Villa Crepo o Chacarita decidieron cambiar los límites de Palermo e inventar diferentes nombres para el barrio.Así encontramos: Palermo "Joligud", "sojo", viejo, queens,Chacalermo (no la tenían esta?), Boulevard, Cañitas y Palermo Nuevo.
Compran cualquier artesanía que se vende en las calles de ese barrio, porque es lo que está IN, y no comen, ni bailan, ni se mueven fuera de esa zona.La Argentina, para ellos, termina en Juan B Justo.
Las inmobiliarias de la zona,agradecidas.

9- Oficinistas: Hombres de traje y corbata, mujeres con taco aguja, que se meten a presión en el subte a las 8 de la mañana para fichar a horario y no perder el presentismo. Comparten 8 horas de sus vidas con otros de su especie, con los que salen a almorzar de raje para aprovechar los 45 minutos que les da el jefe. Viven ingiriendo café de máquina y galletitas para matar la tarde.A las 18 hs copan los medios de transporte, y asesinan gente a golpes de maletin por un asiento .

10- Los que no llegan a fin de mes: Una de las tribus más nuevas de la Argentina, que surge como revelación ante los números dibujados del Indec. Compran provisiones en supermercado Día o Vea, se juntan para ir al Mercado Central a comprar verduras por cajón, y los fines de semana hacen alguna changuita extra ( atienden un kiosco, venden productos de Herbalife, o improvisan una feria americana con la ropa que ya no usan). Están colgados del cable, dejaron de consumir gaseosas hace tiempo, y en breve dejarán de consumir luz, gas y agua. y hasta probablemente, alimentos.


¿A qué tribu pertenecen ustedes?

País generoso




No es novedad que la Argentina es un país generoso, pero hay cuestiones que siguen haciéndome cuestionar sobre los límites de esa expresión.

Un claro ejemplo que me desvela es Tinelli, y no tanto él que sin duda tiene la clave para hacer brotar dinero de una baldosa, sino la gente que lo rodea.
El viernes, en medio de un zapping furioso, caí en el programa en el que todos patinan y me detuve a mirar quienes eran las "estrellas" que competían. No encontré ninguna.

Por un momento pensé que yo estaba pecando de una ignorancia absoluta, y que tal vez eran nuevos talentos argentinos los que se desplazaban por el hielo, así que me levanté de la cama para "googlear" los nombres de los famosos y apreciar su vasto curriculum.
Ahí llegó mi sorpresa:


- Sabrina Ravelli, es la ex novia del futbolista Neri Cardozo. ( Yo fui novia de un tipo que hizo de extra en Comodines, y de uno que jugaba en la 9na de San Lorenzo cuando tenía once años, no sirve?)


- Cinthia Fernandez, saltó a la "fama" después de ser pseudo acosada por Tristán. ( La mayoría de las mujeres somos acosadas a diario en la hora pico del subte, y no tenemos ni un minuto de fama)


-Andrea Estevez fue secretaria de Sofovich y asistente de Gelblung en "Impacto Chiche".


- Esteban Morais, es el Bam Bam de Gran Hermano.


- Melina Pitra, no sólo es la ex de Bam Bam, sino que fue conductora del programa Drivers (¿¿Cuál??). Además parece que dio reportajes muy suculentos sobre su vida privada "confiesa entre otras cosas, su record de 8 en un día, que le gusta por colectora, que también le gusta hacer “petecos”, y que si tiene ganas le entra a lo que tenga a mano." (Sin palabras)


- Santiago Almeyda, es la cara de Reduce Fast Fat, que tuvo dos kilos de más y que a partir del mágico producto convirtió su cuerpo en el de un patovica. (¿A cuánto venden el kilo?)


- Nadia Epstein, fue la mala de Gran hermano.


- Barbie Simons, es la hija del difunto Leonardo.


- Rocío Marengo, es la supuesta ex de Marley y la "creadora" del super éxito que fue el baile del Koala.


-Dallys Ferreira, fue Miss Playboy en Paraguay.


- Alejandra Maglietti, es la rubia tonta que aparece en la propaganda de Doritos (ahhh...)


- Gustavo Conti, es el marido de Ximena Capristo,che!


- Luciana Bianchi, es aquella que aparecía en la Peluquería de Don Mateo con una pollerita muy cortita.


- Paula Trápani, era conductora de noticieros, y parece que harta de estar frente a la cámara dando noticias serias decidió ganar guita fácil haciendo la palomita sobre el hielo.


- Claudia Ciardone, es otra ex Gran hermano.Parece que ese programa es un semillero de talentos...


- Adabel Guerrero, ganó el concurso de Reef, y ahora es vedette.


- Leonardo Tu-Sam, hijo del fallecido hipnotizador, y colaborador en ciertos trucos de su padre.Varias veces pidió auxilio mientras se encerraba en un cubo de acrílico y se sumergía en el fondo del mar, o golpeó a grito pelado para que lo rescataran de un barril porque se asfixiaba.


- Jimena Cyrulnik, fue modelo y conductora de programas como Versus y Cantaniños.Fue anoréxica, y llegó a pesar 39 kilos.La lectura desmedida de Osho la llevó a raparse y ponerse una túnica.¿Nadie probó con dos Alplax y un chaleco de fuerza?


A los que estudiaron, a los que están haciendo un Master, a los que se levantan a las 6 de la mañana y viajan una hora apretujados para llegar a la oficina, a los que están pensando en estudiar un tercer idioma con la esperanza de conseguir un trabajo mejor... mi más sentida pena.

¿Nadie les avisó que eso no sirve para nada? Mejor inviertan en botox, lifting y en ponerse siliconas o sacar músculo como Van Damme, que ahí está la clave del éxito.

domingo, 21 de septiembre de 2008

Muerte por asfixia


El otro día chateaba con Vani sobre los comportamientos de los hombres y algunos aspectos del amor. Desde ahí me quedó colgada una idea, que es la que comparto con ustedes, para enterarme de sus opiniones.


Durante la adolescencia, tiempo en que reemplazaba rápidamente un novio por otro, necesitaba estar todo el día con mi amorcito, colgando del cuello como una medalla.
Cumpleaños de una amiga, él venía, aunque habláramos de maquillajes y técnicas de depilación.
Cumpleaños de un amigo de él, yo iba, aunque el tema central de la reunión fuera la última visita a un puterío, o el Tc 2000.
¿Ir de shopping? Juntos, por supuesto.
¿Navidad y Año nuevo? Su familia, más la mía, y dormir en la casa de uno de los dos después de los festejos para amanecer juntos y listos para el almuerzo multitudinario.

Con el enano, hasta dejamos nuestros respectivos trabajos para intentar un emprendimiento en conjunto y estar todo el día pegados.Para esa época encima convivíamos, así que de la mañana a la noche nos veíamos la cara.El amor duró más de dos años, e incluyó anillo de compromiso y elección del salón, pero por algún motivo el casamiento no se consumó (más allá de otras cosas que ya conté antes y que no tenían que ver conmigo).


Así, recapitulando la propia historia, más la ajena, me puse a pensar si una de las principales causas de la muerte del amor no será la asfixia.

Cuando uno está todo el día junto a la otra persona, y comparte el trabajo, los cumpleaños, las salidas, las reuniones...¿Qué tiene para contarle al otro, que el otro no sepa?
Cuando además de verse casi las 24 hs del día, se le suman llamados y mensajes de texto...¿Qué lugar queda para extrañarse?

Si tuviéramos que comer todos los días, durante un mes, milanesas con puré, probablemente nos parezca una excelente noticia durante los dos primeros días.A la semana estaremos aburridos, y al mes asqueados, sin ganas de ver una milanesa por un largo tiempo.

Si tuviéramos la posibilidad de vivir tomando sol, sin nada más que hacer que untarnos bronceador y refrescarnos en el mar, sería el plan soñado, ¿pero por cuánto tiempo?

Algo así pasa con las relaciones en que el otro pasa a hacer una prolongación de nuestro cuerpo y de nuestra vida.
El otro está tan pegado que no se dispone de la distancia suficiente como para apreciar sus virtudes, y de tan prescindible termina convirtiéndose en algo que necesariamente tiene que ser extirpado.

Pelucas y sombreros


Ayer, con mis compañeros, salió el tema del festejo de mi cumpleaños.

Casi, casi que me obligaron a festejar la llegada de los 35 y me sugirieron que lo hiciera con ellos el viernes, como para que a las 12 de la noche estuviéramos juntos, de plena joda, para iniciar mi día.

Una compañera se ofreció a averiguar si el salón de su edificio estaba libre para el próximo viernes, así podíamos juntarnos ahí, que hay lugar para 50 personas.

Recién me mandó un mensaje confirmándome que estaba libre, y que lo había reservado.

Así que estoy contenta.El mes pasado había decidido no festejarlo.Estaba triste, y no veía ninguna posibilidad de mejoría en el corto plazo.

Hoy, tengo ganas de juntarme con amigos y de pasar una noche diferente.
Se viene una fiesta de pelucas y sombreros llena de música, cerveza y una dotación de bomberos para que me ayude a apagar las treinta y cinco velitas.

¿Culpa de la Primavera?



Hay un mito que gira en torno a la Primavera. Eso de que trae amor, novios, amantes y sexo, incluído entre las flores.
También encierra una obligación, algo así como la "ley del pic- nic".

Así que a las 7.30 am del sábado, estaba sonando mi despertador para no llegar tarde a la jornada primaveral organizada por mi jefe.
Con los 7 grados que acusaba la mañana, mi atuendo parecía ser más apropiado para un avistaje de ballenas en el sur, o una excursión a la Antártida, que para el festejo de la llegada de la nueva estación: Babuchas, zapatillas, doble remera, camperita deportiva y campera abrigadísima con super capucha por si además llovía...

A las 9 y algo me estaba encontrando en una esquina de Belgrano con Daniel y Ramiro para rumbear a los alejados pagos donde se hacía el asado.
Ramiro me había estado llamando el día anterior para saber si podía venir conmigo, y si al regreso podía pasar por casa.A buscar el monitor, claro.

Fui la primera en llegar.Al ratito llegó Dani, y minutos después Ramiro.Lo saludé normal, como a cualquiera, pero enseguida me miró y me dijo: "No, no.Hace mucho que no te tengo para mí.Así que saludame como corresponde." El saludo,entonces, incluyó abrazo interminable y muchos besos en las mejillas.
Nos subimos al auto, y salimos.Dani manejaba, Rami iba de copiloto, y yo atrás, hablando sin parar con Ramiro que estaba empecinado en contarme todo lo que no había podido comunicarme en este tiempo.El relato incluía insinuantes miradas a mi escote (en el auto había mucha calefacción y yo estaba en remera), guiñadas de ojo, etc, etc.
Desde temprano se mostró insistente con la idea de jugar al truco conmigo y apostar "algo". Yo ofrecía jugar por cinco pesos (estamos a fin de mes), o por una golosina. Él quería que fuera algo más interesante.Aunque nunca dijo qué.

Llegamos, después de una hora y pico de viaje.
El frío era mucho más notorio que en la capital.El viento era helado, y soplaba como el Katrina.
Promediando la mañana yo me preguntaba si era indispensable esto de hacer asado al aire libre cuando el tiempo está tan feo. ¿No hubiera sido mejor organizar una fondue de chocolate, o un té canasta?
Nos recluímos todos en el quincho, con las camperas puestas, a comer churros, mientras los varones organizaban un partidito de fútbol.
Cuando amagó a salir un poquito el sol, las mujeres nos trasladamos hacia el costado de la cancha, a ver como jugaban. Ellas hablaban, y mateaban, mientras yo seguía el recorrido de la pelota.No hay caso con esto del fútbol, me gusta, que le voy a hacer.
Acá, una foto del encuentro sacada con mi celular. Están Ramiro y Leandro en pleno partido.


Después vino el asado, con cerveza, como para entrar un poco en calor.

De postre, el torneo de truco.Me tocó enfrentar a Ramiro, que se la pasó peleándome durante todo el partido.Claro que detrás de cada peleita, agregaba una guiñada, o me revoleaba un beso.

A las 6, muertos de frío, emprendimos la vuelta.

Y ahí se me ocurrió la gran idea de decirle a Daniel si no quería venir a conocer mi departamento y por supuesto, dijo que sí. Vinieron los dos a casa y nos quedamos un rato charlando en el living, mientras Ramiro me miraba ¿desilusionado?

Así que finalmente se llevó el monitor, pero no tuve que quedarme sola con él en casa.No porque me diera miedo ceder o flaquear, sino porque no quería generar ninguna expectativa de nada.

Cuando se fueron, y cerré la puerta, no saben lo orgullosa que me sentí.

No sé si la Primavera traerá todo eso nuevo que dicen que trae, pero al menos a mí me trajo un poco de madurez, de seguridad, y de capacidad para decidir lo que ya no quiero más para mi vida.

Lo que también me trajo es un resfrío.La próxima organizo un pijama party con frazada térmica y loza radiante.

viernes, 19 de septiembre de 2008

La bendita manía de mentir




–¿Y dónde has puesto las cuatro monedas? –le preguntó el Hada.
–¡Las he perdido! –respondió Pinocho; pero dijo una mentira, pues, por el contrario, las tenía en el bolsillo.

Nada más decir la mentira, su naríz, que ya era larga, le creció de repente.


Hoy, sentada en mi escritorio, escuché el sollozo de una compañera (nueva ella) que le contaba a otra (también nueva) una pena de amor. La que la consolaba, al ir mediando la charla le decía (mientras le daba una palmadita en el hombro) : "Cualquier cosa me llamás, si te sentís mal o si querés hablar con alguien.Podés contar conmigo."

Y yo, que no tenía nada que hacer, me puse a imaginar lo que en realidad estaba pensando la chica en cuestión al decirle esas palabras. Lo más probable es que su voz interior dijera: "Ni se te ocurra llamarme para contarme tus lamentos porque estoy hasta la coronilla de hacerle el aguante a la gente".

A partir de ahí, me acordé de montones de frases que decimos automáticamente pero que en realidad encierran una verdad muy distinta.Acá van, a modo de recordatorio, y como una defensa al pobre Pinocho que se ganó la fama de mentiroso por tan poca cosa...


Mentira: "Gracias por invitarme, obvio que voy".


Verdad oculta: Más vale que pego el faltazo.Si ves que a las once no llegué arranquen nomás... (mientras se elige la excusa apropiada: matar al abuelito ya fallecido, un viaje al sur para salvar a las ballenas, un secuestro extorsivo del que somos víctimas)


Mentira:"Dejá, yo pago mi parte, soy una mujer moderna."

Verdad oculta: Ni se te ocurra agarrar el billete, rata inmunda, porque es la última vez que te veo, te lo juro.


Mentira: "Me duele la cabeza"

Verdad oculta: No quiero que me toques un pelo.Esta noche no.


Mentira: "Como vos quieras"

Verdad oculta: Mejor que hagamos lo que yo quiero porque no sabés la que se arma.


Mentira: "Gracias, pero no tengo hambre"

Verdad oculta: Tengo un hambre que me muero, pero el puchero no es lo mío. ¿Habrá algún AutoMac cerca?


Mentira: "Pero si te queda bárbaro, estás divina"

Verdad oculta: Te queda como el culo.Parecés salida de la comparsa de Gualeguaychú.


Mentira:"Te llamo y te venís a tomar unos mates a casa"

Verdad oculta: Ni en pedo te llamaré nunca.Encima detesto el mate.


Mentira: " Pero si estás igual que cuando tenías veinte"

Verdad oculta: Estás necesitando un service completo, casi ni te reconozco.


Mentira: " Yo no sé como no te eligieron, si sos la persona ideal para el puesto"

Verdad oculta: Parece que alguna persona racional sigue trabajando en Recursos Humanos de esta empresa. Si te elegían, yo mandaba el telegrama de renuncia.


Mentira: "Que alegría me da verte"

Verdad oculta: ¿Por qué no habré tomado el subte siguiente, así me evitaba tan desagradable sorpresa?


Mentira: " Nunca sentí algo así por nadie"

Verdad oculta: Creo que a un par más les dije lo mismo...pero ya ni me acuerdo.


Mentira: "Me da lo mismo"

Verdad oculta: Ni en pedo me da lo mismo, pero con tal de no discutir, hasta te doy la razón y todo.


Mentira: "En cinco estoy lista"

Verdad oculta: Recién estoy en la ducha, tengo para 45 minutitos, mínimo. Buscate un sillón cómodo para esperarme.


Mentira: "La próxima invito yo"

Verdad oculta: No habrá próxima...


Se leen sugerencias que mi mente atolondrada se haya olvidado de relatar.
¡Buen finde!

jueves, 18 de septiembre de 2008

Una vez en la vida



Llanto desgarrador.
Litros de cafeína.
Horas desvelada.
Un cenicero colmado de colillas.
El estómago cerrado.
Mirar el celular cada 4 minutos.
Chequear mails cada 20.


Eso es lo que recuerdo de cada desilusión, del final de mis amores, de las separaciones.
A lo lejos se ve como una película de terror de clase Z.
Es como mirar la parte de atrás del espejo, y descubrir que hay una imagen de alguien que fuimos y que no queremos volver a ser.
Como si me contaran un recuerdo de mi infancia, que por mi corta edad no hubiera podido retener en mi memoria, pero que sin embargo está y me pertenece.
Eso también forma parte de mí, de mi pasado, de mi aprendizaje.
Dejarme caer a los pies de un otro que se escapa con su bolso al hombro por un camino que ya no se cruza con el mío.Detener el tiempo, y aferrarme a la nostalgia, al dolor, al desamor.
Repasar los días que estuvimos juntos hasta sentir que se me parte el corazón en pedacitos, porque esos momentos no vuelven más.
Torturarme con fotos viejas, con cartas de amor que pierden el sentido, con música que suena a olvido.

¿Para qué?
¿Con qué sentido?

No sé si es el fruto de la terapia, o si es el resultado de arañar los 35 y hacer el temido cálculo de que ando llegando a la mitad del camino.Lo cierto es que hoy recordé lo mal que a veces estuve por amor, y sentí pena de mí.
El amor no se parece a eso.
El amor no es sinónimo de fracaso, ni de hundirse.

Pero cuántas veces fue todo eso... y más.

Hoy sé, por primera vez en la vida, que el amor es el brochecito de oro para un montón de otras cosas, entre las que se incluyen cuidarme y respetarme.Yo primero, claro.

Así que estoy haciendo lugar en casa.
Tirando por la ventana las sensaciones de abandono, pasándole el plumero a los malos recuerdos, rompiendo las cartas de los que ya no están.
Sacudiendo el felpudo que esconde mis miserias, ventilando la nostalgia, baldeando las cicatrices.
Anotando en los azulejos tres cosas que no debo olvidarme:

- El amor es otra cosa
- Prohibido autocastigarme
- Quererme,y mucho.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Preguntas para pasar el rato





Después de que fueran bienvenidas las preguntas pasadas, se me ocurrió incluir algunas nuevas, de todo tipo, como para amenizar el miércoles .
Al costadito, mis respuestas, para que no me anden reclamando.


1-¿Qué es lo peor del invierno? No tener un amor que me caliente los pies.


2- ¿Qué es lo peor del lunes? Que suene el despertador.


3- ¿Cuál es el insulto que más te divierte usar? ¡La recalcada c......... de tu madre!


4- ¿Qué cosas odiás hacer? Lavar la ropa, saludar a gente por compromiso, pagar las boletas a principio de mes y ver como se esfuma mi dinero.


5- ¿Qué hay en tu placard, además de ropa? El último novio, al que dejé encerrado.


6- ¿Qué es lo más raro o loco o especial que hiciste por amor? Le escribí un libro con nuestra historia, lleno de fotos, con tapa forrada en jean azul y mariposas (¡al enano que se acaba de casar!)


7- ¿Qué llevás siempre en tus bolsillos? Monedas, y algún boleto viejo.


8- ¿Qué palabra usás con frecuencia? Obvio.


9- ¿Qué hacés para matar las penas? Escribo, puteo a los cuatro vientos, duermo.


10- ¿Qué dirías un segundo antes de morirte? ¡Déjenme un ratito más!

martes, 16 de septiembre de 2008

Efectos colaterales del amor


Parece que la gente que me rodea está empecinada en darme muestras de que existe el amor.
No es que acaso yo no lo supiera, sino que últimamente no está en mis planes.
En estos días me han contado las historias de amor más raras, más sorprendentes, más insólitas... Y la frase final que usan todos es: "Ya te va a llegar a vos también".

Entonces fue cuando Olivia me pasó este dibujito de Liniers.
Miré una y otra vez la imagen, y me di cuenta que no hace otra que reflejar de manera precisa los efectos colaterales del amor.

Cuando uno anda suelto, como yo, anda en blanco y negro.
Es como un negativo, como la tele vieja, como un día nublado.
Y ni nos acordamos que existe un estado mejor.
Estamos tan ensimismados contemplando nuestra soltería, disfrutando de no tener a nadie a quien rendirle cuentas, regodeándonos en la libertad absoluta, que olvidamos que hay algo que vale la pena, más allá de nuestro ombligo.

El amor nos transforma, nos cambia, nos modifica.
Correspondido o no, nos lleva al umbral de lo conocido pero olvidado.
De a poquito el gris se vuelve luminoso, y se mezcla con los colores de la mirada del otro.
Y así todo se va tornando diferente.
Nos calzamos los anteojos de lentes color rosa, y empezamos a ver que las mismas calles que estábamos acostumbrados a transitar de repente tienen árboles, que donde había un baldío construyeron una casa de dos pisos con balcones desde los que se ve el atardecer, que los domingos a la tarde no nos invitan al suicidio de las horas, sino a caminar descalzos sobre el pasto.


Es ese encuentro, inesperado o no,
dilatado por la espera,
que nos devuelve los sentidos.
El conejo sale de la galera,
y se mete en nuestro bolsillo.
El trébol de cuatro hojas nos saluda desde la maceta,
y el hada madrina nos regala los zapatos más lindos.


Y andamos como idiotas, con la sonrisa calzada,
con la cabeza erguida mirando al mundo,
que vuelve a ser nuestro.



Dedicado a mis amigas enamoradas, y a las que esperan volver a estarlo.
Y a vos, Oli, porque tu historia me dan ganas de creer.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Al pasar






Lo que más extraño de estar enamorada es esa sensación a flor de piel, como quien dice, que nos acompaña día y noche.Ese hormigueo constante, ese nudito en la boca del estómago, esa necesidad de garabatear el nombre del otro en un cuaderno, o en un vidrio empañado.
Pero sobre todo, extraño a la musa inspiradora que impulsa a escribir sobre el amor.
Hace mucho que no escribo nada del estilo... mal por mi! Así que hice un esfuerzo por construir un breve texto algo esperanzado, como para tentar al destino.
Lo bueno de esto, no es el texto en sí, que es por cierto algo al pasar, escrito a los apurones, vomitando las palabritas que se cruzaban por la cabeza, sin filtro alguno, sino que detrás de eso sigue existiendo una ilusión de que haya alguien, en algún lugar del planeta, que pueda volver a conmoverme.
Y eso es todo un avance...




Divina obscenidad la de imaginarte.

El instante incierto en que confirmo que estás al caer,

en que huelo tu presencia en medio de tu ausencia,

en que oigo el crujido de tus pasos en medio de la nada,

distante y ajena, pero conocida al fin.



Que lo imposible se convierta de una vez en porvenir,

y que deje de alucinar emociones nuevas.



Que se encapriche de una vez este destino,

y te traiga a mi costado,

con el divino pincel que coloree este vacío.



Estás preparándote para el encuentro,

sin saberlo acaso,

sin conocer el tinte de mis ojos bajo el rayo de sol,

ni mis mañanas de viento revolviéndome el pelo,

ni mis manos cuando acarician.



Se que vas a llevarme de viaje por un camino nuevo,

sin que te importen mis pequeños pies cansados de andar por tantos lados,

ni mi autoestima adormecida.


Te contaré esto, aquello y lo de más allá,

en un intento espontáneo por conquistarte,

en el afán de convencerte para que te quedes.

Seremos un bosquejo de algún proyecto,

al que iremos dándole forma con un poco de empeño,

mitigando diferencias,

retocando las aristas del pasado y las marcas que dejó.


Y andaremos descalzos por la vida,

oliendo a nuevo,

a amor sin estrenar.

Antecedentes penales





Hoy debería haber almorzado con mi viejo.
Después de muchas excusas usadas durante algunos sábados y otros tantos domingos, anoche había aceptado la invitación para el asado de hoy al mediodía.

Pero a las 6 de la mañana, recién llegada del cumpleaños de una gran amiga, se me llenaron las manos de preguntas, y los ojitos de lágrimas.
Advertí de golpe una realidad, que me sacudió el velo que venía cubriéndome la frente durante años.

Algo de lo que dicen muchos que me quieren es cierto.Triste, pero cierto.
¿Cómo hace una persona para vivir alejada de alguien a quien ama durante tanto tiempo?
Hay dos respuestas posibles:

1- Está imposibilitado de verla, por varias razones: Lejanía, enfermedad, falta de recursos,etc
2- No la ama.

A mi papá no puedo incluirlo en la primera opción. Aunque me esfuerce en justificarlo, y decore sus ausencias a mi gusto para que no duelan tanto, aunque agregue siempre una palabra de más a su discurso, aunque trate de creer que su te quiero es auténtico.
Hay algo que no encaja, como un puzzle fallado.

Abrir los ojos ante semejante descubrimiento es similar a empacharme con tres kilos de sal.
Mi pobre ego malherido descubre que el amor de su padre fue tan poco, tan chico, tan mezquino que intenta por todos los medios agradarle ahora y lograr deslumbrar a ese ser casi desconocido pero que la naturaleza obliga a sentir como familia.

No se quien es en realidad.
Se disputan una sangrienta pelea mi construcción mental del padre ideal que fui creando durante largos años, y la mirada cierta del hombre que descubro que es.

Un ser egoísta y manipulador.
Un tipo incapacitado para los afectos.
Un carismático ejercitando el don de agradar.
Un adulto enmendando sus errores con miedo a morir sin saldar deudas.

En el medio quedo yo.
Idiotizada con la idea de recobrar al padre que me faltó en los actos del colegio, mientras llevaba la bandera.
Confundida al descubrir que nunca saciará ninguna de mis urgencias, que nunca responderá ante un pedido mío, ni ante ninguna de mis necesidades.
Reconociendo que no estuvo nunca para abrazarme cuando tuve alguna pena, que no sabe de que color son mis ojos cuando lloro, ni cual fue la primera poesía que escribí.
No sabe que no como pescado, ni que la lavandina me da alergia.
Que me gusta el mar, y leer a Cortázar sentada junto a mi ventana.
Que tengo miedos, dudas, amores, virtudes, defectos, sueños y nostalgia.


Somos dos extraños, tratando de recomponer lo que está roto, pegando partes del pasado con una plasticola barata que en vez de unir, despega.

Miramos fotos imaginarias, perdonamos lo imperdonable, asumimos a medias nuestra culpa, sonreímos sin ganas, agradamos por miedo a la ausencia definitiva que nos amenaza en cada encuentro.

Un farsa insostenible.De nada me sirve tener un padre que cada vez que aparece me genera la angustia de sentirme frágil y vulnerable como cuando era chica, y me acostaba en mi cuarto a imaginar cual sería el día en que mi viejo apareciera para pedirme perdón.

Mi papá tiene antecedentes penales.
Mató a una parte de mí, y se llevó los pedacitos con él durante mucho tiempo.
Hoy intenta devolvérmelos en cómodas cuotas, pero yo estoy cansada de financiar su deuda.
Es por eso que lo condeno, cada día, con cada respuesta, con cada ausencia, como la de hoy, en que lugar de ir a almorzar con él como le había prometido, apagué el celular y me puse a darle forma hasta despedida que recreo en mi interior.
Una despedida que tal vez nunca le comunique, pero que existe y que es el único modo que encuentro para preservarme.

Mis respuestas



Acá van mis respuestas.
Pueden seguir mandando las suyas...mientras preparo más.


1 - ¿ Qué cambiarías de tu vida?
La infancia. La ausencia de padre, sin duda.




2- ¿Qué tacharías de tu pasado?
La sensación de abandono y la eterna espera de un llamado de papá.






3- ¿A que le tenés miedo?
A terminar siendo una viejita gagá, a perder la cordura.





4- ¿Qué persona es imprescindible en tu vida?
Los afectos más cercanos, incondicionales.Los que se cuentan con los dedos de la mano.





5- ¿Qué defecto de tu persona quisieras cambiar?
La ansiedad.





6- ¿Cuál es tu mayor secreto?Eso que nunca le contás a nadie y que pensás guardarlo eternamente...
Si todos se lo guardan, no voy a ser yo la que confiese...





7- ¿ Qué es lo primero que mirás de una persona que acabás de conocer?
Si es hombre, la mirada, la sonrisa y el pelo.
Si es mujer, los gestos.




8- ¿Qué famoso te gustaría ser?
Uma Thurman





9 - ¿En qué lugar del mundo te gustaría vivir?
En Italia.Precisamente en Positano.
De lo contrario, Buenos Aires, pero en una casa vieja, con techos altos y galerías, reciclada y con mucho jardín.





10- ¿Qué te gustaría que dijera tu lápida?
Volvé, te perdonamos.

sábado, 13 de septiembre de 2008

El confesionario



No puedo decir que se me ocurrió, sino que es una idea robada del blog de Hurricane, que a su vez también la robó de otro blog.
Igual, lo mio es una versión adaptada de esa idea, que se transforma en esto que voy a llamar el confesionario y que no se relaciona con Gran Hermano, no, por Dios.

Son preguntas que se me ocurren hacerle al lector, que espero que sean contestadas con la absoluta verdad (de ahí el nombre de confesionario).
Lo bueno, es que el lector puede preguntarme lo que quiera, y que deberé contestar también con la verdad.
Es como si estuviéramos todos reunidos un sábado a la noche jugando a "verdad consecuencia", o algo así.

Acá vamos.


1 - ¿ Qué cambiarías de tu vida?

2- ¿Qúe tacharías de tu pasado?

3- ¿A que le tenés miedo?

4- ¿Qué persona es imprescindible en tu vida?

5- ¿Qué defecto de tu persona quisieras cambiar?

6- ¿Cuál es tu mayor secreto?Eso que nunca le contás a nadie y que pensás guardarlo eternamente...

7- ¿ Qué es lo primero que mirás de una persona que acabás de conocer?

8- ¿Qué famoso te gustaría ser?

9 - ¿En qué lugar del mundo te gustaría vivir?

10- ¿Qué te gustaría que dijera tu lápida?



Espero muchas respuestas!
Buen finde!

Los sonidos del silencio


Norman no me contestó el mail.
Yo sabía que no iba a hacerlo.
La pregunta del millón es: ¿Entonces para que le escribí?
La respuesta: Para convencerme de que del otro lado hay un absoluto silencio.

Richard no escribió más.

De Ben , después de su invitación a viajar a Europa, tampoco tuve noticias.

Hoy lo llamé a Ramiro porque yo estaba en la calle y necesitaba una información de mi computadora y quería que él me la pasara. Su celular estaba apagado.

Silencios del pasado que generalmente vienen asociados a un nuevo presente.
¿Será por eso?

viernes, 12 de septiembre de 2008

Red solidaria


No sé si es casual o no, pero parece que las lectoras se pusieron de acuerdo para conseguirme un candidato.
A esta altura me sigue sorprendiendo la cantidad de mails que recibo para proponerme una cita con algún amigo soltero.
No puedo dejar de sentirme esperanzada, y al mismo tiempo halagada.
Esperanzada, porque creo que la media naranja que anda soltando jugo por algún rincón del planeta sin haberla cruzado todavía, puede aparecer de cualquier manera, inclusive por esto de intercambiar mails con gente bloggera.
Halagada, porque es lindo que por el sólo hecho de saber como soy a través del blog a la gente se le ocurra escribirme para oficiar de Cupido.
También llegan otro tipo de mails.
Son mensajes que piden consejo, como si yo fuera el Gurú del amor.
Hay un parte de mi persona que se regodea en ese asesoramiento virtual sobre relaciones amorosas que fracasan o ese intento de reconquistar al tipo que les partió el corazón.
Me siento como Luisa Delfino en el viejo "Te escucho" , y me da un enorme placer poder ayudar a alguna intentando que ponga en práctica algunas estrategias que yo nunca puedo usar...
Así que me di cuenta que el blog, además de ser un medio para hacer catarsis sobre lo que me fastidia de mi vida, tiene otra finalidad que tal vez es mucho más productiva:
Aportar algo a vidas ajenas y conseguir citas.
Nada mal.

Modernosos


Como estoy recordando viejas épocas tengo la obligación "moral" de escribir acerca de la banda que musicalizó mi adolescencia: Depeche Mode.
Tenía todos sus discos, hasta lo más inédito.
Era una fanática empedernida que lloró en el recital que dieron en Velez.
En ese tiempo, y predispuesta a hablar con cualquiera que compartiera el mismo gusto musical, armamos una "barra de amigos fanas de DM".
Ibamos todos los sábados a bailar a Le Coin en Cabildo y Juramento enfundados en pantalones de cuero negro, camisas blanco ala y pelo con spray.Ojos super maquillados y la boca en bordó bien oscuro. Un mamarracho si lo comparo con una imagen de hoy.
Tomábamos gancia batido y bailábamos con un paso estudiado, como alejados del mundo.
Ahí lo conocí a Tincho. Devoto de Depeche Mode, petiso, y con un aire a Mickey Rourke antes de su deformación.
No llegamos a ser novios porque creo que eso no se usaba para la gente "modernosa", pero estábamos juntos cada vez que nos veíamos.
Era muy sexy, y daba muy buenos besos (no pasamos de ahí porque yo era chica y pudorosa...)
El sábado pasado, Tincho estaba sentado en la mesa de al lado mío en un lugar que sirve las mejores empanadas del planeta, en el barrio de Belgrano.
No estaba solo. A su lado había una rubia, linda y mas alta que él.En las manos de ambos brillaba un anillo de casamiento.
No me vio o no me reconoció o no quiso tener que explicarle quien era yo a su mujer después de tanto tiempo.El punto es que estaba vestido como una persona normal de esta época, pero yo volví a vestirlo mentalmente con su atuendo de los 80 y sonreí.
Era el mismo Tincho con el que estuve en los reservados de Le Coin hace unos 18 años.
Nada más , ni nada menos.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Los 80


No se si me pintó el viejazo, o si tiene que ver este día de lluvia, pero desde que me levanté que me dieron ganas de recordar las cosas que extraño de los 80.
Seguramente me olvide muchas, así que apelo a la memoria de los lectores para sumar objetos, costumbres y otras maravillas de esa década que seguro me estoy olvidando.


* El Estanciero y el juego de la vida.

* Mario Bross

* Los albumes de figuritas.

* El vaso plegable que se llevaba al colegio.

* El tiki taka

* El elástico

* El chocolate Jack

* Los kickers

* El nesquik (se que ahora también hay, pero nunca va a tener el mismo gusto que cuando éramos chicos)

* La City, y su matineé

* Queen

* Olmedo

* La Mountain Blue (era como la Srite, se acuerdan?)

* Los Play Movil

* La Commodore 64

* Los libros "Elige tu propia aventura"

* Mafalda

* Mi bella genio, La familia Ingalls, La mujer maravilla.

* V Invasión Extraterrestre

* Música Total

* La Lecherísima y sus waffles

* El Italpark



¿Es mejor la década actual? ¿La de los Simpsons y la laptop?
Yo todavía extraño el cine de barrio que demolieron para construir una "Iglesia de Dios" y la kermesse...

Papelera de reciclaje



Tarde, de madrugada, en el silencio de una ciudad que dormía, me empezó a recorrer la cabeza una idea poco atinada.
Me pregunto, ahora que pasaron 8 o 9 horas del equívoco, si lo único que buscaba era sumar una nueva frustración o si en el fondo tenía y tengo la vaga ilusión de que se produzca el milagro.

A las 3.30 hs le mandé un breve mail a Norman que decía:

Me acordé de vos, no por un motivo puntual supongo.
Me acordé también que te mandé mails y mensaje al celu para tu cumpleaños de los que nunca recibí respuesta, y la verdad es que me dieron ganas de saber si estabas bien.

Ojalá puedas contestarme al menos eso.

Beso.



No estaba borracha cuando lo escribí, ni dopada ni fuera de mis cabales. Estaba lúcida, y seguramente harta de tener que asumir que Norman no quiere hablarme.
Me pasé dos años justificando su comportamiento, y después de muchas no-respuestas a mis mensajes había jurado no volver a dar señales de vida.Pero ya ven, la mente es débil tanto como la carne, y ahí estaba yo anoche, traicionando mi promesa, y dándole el gusto de que reciba un mail mío que seguramente fue a parar a la papelera de reciclaje.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Lista de regalos


En un blog amigo en que la autora está por cumplir años, descubrí una lista de regalos que se parece bastante a lo que yo quisiera recibir dentro de 17 días, cuando esté cumpliendo los aterradores 35.
Así que me puse a pensar que es en definitiva todo lo que me gustaría que me regalen.
Hay un surtido, para todos los bolsillos, como para que no haya excusa y terminen cayendo con las manos vacías...


Lista de regalos para mi cumpleaños número 35:

* Una mini escritorio blanco para mi computadora. Desde que me mudé que la tengo sobre la mesa del living, y creo que si no me regalan va a seguir en ese lugar por un largo tiempo.

* Un sillón, no muy grande pero bien cómodo , como para ver las pelis sin que me den ganas de levantarme.Tiene que ser en un color durazno cargadito, y en lo posible de chenille.Ya lo tengo visto, y es el único color que combina con mi casa pintada de naranja. (si si, naranja)

* Un plasma. Si voy a ver pelis que sea en algo que se parezca al cine.Para pedir, hay que pedir a lo grande, no?

* Libros.Pueden ser clásicos que me gustan bastante.Ni se les ocurra regalarme un libro de Osho o algún otro ladri moderno, porque sale volando por la ventana.No es de mala onda, sólo que no da perder el tiempo leyendo basura.

* Un cartón de Marlboro. Una vez intenté dejar de fumar. Creo que no va a volver a ocurrir.

* Un día de spa. Puede ser una semana también.No me quejo.

* Un crucero por Europa. Si no llegan con el presupuesto, puede ser por Brasil.Necesito vacaciones.

* Un abono para el cine. En otra época este hubiera sido un regalo económico, hoy ya no.

* Un Mp4. Mi Mp3 murió, y extraño escuchar música durante el día. Podría usar mi celular, pero perdí los auriculares originales de Motorola y me pidieron 70 pesos por unos nuevos.¿No será mucho?

* Juegos de mesa. Me encantan.Si son de los viejos mejor, como El estanciero, o 1000 millas.El Scrable ya lo tengo.

* Un lavarropas. Sigo yendo al laverrap, y no da.

* Un pasaje abierto a cualquier lugar del mundo.Extraño el 1 a 1 por eso de que podía viajar.De haber sabido que después se volvería casi imposible para mi bolsillo lo hubiera hecho mucho más.

* Una fiesta sorpresa. Siempre me gustaron y nunca nadie me hizo ninguna.Deuda pendiente.

* Una entrada para River- Boca. Esto realmente se agradece.

* Zapatos, carteras y accesorios. O una tarjeta sin límite para irme de Shopping.

* Un buen cuadro.Me encantan. Moderno, eso si.

* El olvido definitivo de la gente que me lastimó.

* Un borrón y cuenta nueva con mi viejo.

* Un amor nuevo, alguien que me emocione otra vez. Extraño estar enamorada, y el panorama viene difícil. Nadie mambeado o mal bicho, eh! Un tipo normal, que me haga reír (elemental), que sea original, sensible (no maricón, sensible en el buen sentido), que le guste mucho el cine y leer, si no estamos al horno.

* Una cena romántica, con mucho sexo de postre.


No quiero que me regalen:

* Cosas inútiles como adornitos, lapiceras (tengo muchas)

* Flores, salvo que sea Brad Pitt el que las sostenga. Duran poco.

* Perfumes. Me los compro yo porque nadie le pega en el gusto.

* Cosas impersonales que demuestran que la gente no me conoce. Esos que regalan cualquier cosa sólo para traer un regalo no me caen bien.

* Peluches.Al igual que a Destartalada, ya no me gustan ese tipo de regalos. Terminan en un rincón del placard, asfixiados en una bolsa.



Si se les ocurre alguna otra cosa para regalarme escucho ofertas.
A ver si me pueden sorprender.
Gracias de antemano.

martes, 9 de septiembre de 2008

De película



Vi un par de películas en estos días, y por suerte todas buenas.
Así que acá van un par de recomendaciones.

* 4 minutos: Me encantó. Ya había visto en este último tiempo dos otras buenas películas alemanas y esta sigue fiel a ese estilo. Las otras dos buenas habían sido "La vida de los otros" y " Los falsificadores". Las tres son del tipo de cine que me gusta, de ese que se recuerda aunque pase el tiempo.


* Antes que el diablo sepa que estás muerto: Me hizo acordar en el guión a la última de Woody Allen, el sueño de Cassandra.Si bien la de Woody es superior, me gustó mucho.


* La escafandra y la mariposa: Dramón sin golpes bajos, y hecho verídico. Me fascinó la forma en que está filmada, creo que más allá de la historia en sí, volvería a verla sólo para recordar esas tomas.


* El invitado: Es de corta duración ( 1 hs 20 min). Trabaja mi adorado Daniel Auteuil, a quien seguramente habrán visto en el Placard (gran comedia). Si bien no es tan buena como esa, es muy divertida, con una pequeña moraleja y excelentemente actuada.


Cada vez que me hago una panzada de buenas pelis me repito lo mismo: Que lindo es ver buen cine.

Ayer en la oficina hicimos un listado de buenas películas.De esas que uno dice "Faaá, que buena era!"
En mi lista estaban:

* El crimen ferpecto
* Pulp Fiction y todo Tarantino
* La vie en Rose
* El gran pez y todo Tim Burton
* La vida es bella
* Cuando harry conoció a sally
* Belleza americana
* El último beso
* Karacter
* Blackbook
* Muerte en un funeral
* La vida de los otros
* Match point y todo Woody Allen
* Hable con ella
* etc, etc, etc

¿Cuál tienen ustedes entre esas pelis que volverían a ver hasta el cansancio?

Esa cosa rara llamada amor

El otro día enganché en el cable una peli vieja con Keanu Reeves que se llama Dulce Noviembre. No me acordaba de haberla visto, y salvo para deleitarme la vista un rato con él, no es de las películas que me gusta ver. Sin embargo, me hizo pensar en eso de que el amor de película se da precisamente en las películas y no en la vida real. A la protagonista, si bien tiene un cáncer terminal que se sabe recién llegando al final, todo le sale bien en su plan de conquista frente a un tipo que lo último que quiere es engancharse con ella. Pero lógicamente, en un mes se enamora perdidamente y le propone matrimonio. ¿En que piensan los guionistas cuando escriben semejantes historias inverosímiles?
Nada más alejado de mi realidad.
Lo máximo que puedo conseguir ultimamente en un mes es que alguien quiera meterme en su cama dos días de lluvia.Y con suerte.
Ayer leía en el blog de Yle un pensamiento que refleja bastante lo que siento. Ella puso "Sé que lo extraño, pero no decido a quien". Yo también lo extraño. Extraño a alguien que no tiene ni rostro ni nombre, alguien que no apareció, pero que se supone que debería estar por algún lado intentando encontrarme para hacerme un poco más feliz.
La sensación de querer enamorarse y que no haya nadie de quien hacerlo es similar a la de estar frente a un hermoso paisaje en un lugar remoto y que no haya nadie para comentar lo que vemos, ni nadie que nos saque la foto.
A esta altura ya no se si voy a volver a enamorarme.Se que suena prematuro, pero lo veo difícil. No hablo de enamorarme pasajeramente, en ese idilio instantáneo de cuanto alguien nos parte la cabeza en dos, sino de ese enamoramiento compartido que hace que uno sepa que el otro forma parte de nuestra vida, y que nosotros formamos parte de la vida del otro.
Ayer hablé con Ben, después de dos meses creo. Su ausencia fue porque está lleno de trabajo, pero según él no está de novio. Una de las primeras cosas que me dijo fue una invitación, una propuesta. Me preguntó si no tenía plata ahorrada para irnos los dos de vacaciones a Europa.
Me sorprendió, y al mismo tiempo no. Creo que podemos jugar a viajar juntos, a festejarnos los cumpleaños con una cena romántica, a correr a ver al otro en el primer minuto del nuevo año, pero jamás seremos más que eso.

En la oficina estuve con Ramiro, recalcándome que el domingo hubiera querido venir a casa a buscar el monitor y tomar una cervecita.Me llenó de palabras tiernas, de abracitos, de risas, pero que son sólo eso y que no llevan a ningún lado, ni quiero que me lleven.

El amor se convirtió en algo extraño, algo ajeno a mi vida.
Debe hacer tres años ya en que no escucho la frase "te amo" si no es en el cine.
Eso es lo que extraño.

domingo, 7 de septiembre de 2008

No admitir



Hace tiempo que quería contar esto a modo de catarsis pero hasta que no me decidiera a tomar una decisión con él no podía hacerlo, porque sé que él sigue leyendo el blog.
No se si recuerdan a Lucho, uno del chat con el que fui al cine a ver Indiana Jones después de un año de chatear. Lucho siempre leyó el blog, y de hecho, en los comienzos firmaba en los comments como Fan 1 .
Después de esa única salida al cine, en la semana siguiente habíamos arreglado para vernos el viernes en que vendría a mi casa a tomar algo.
Ese viernes, en la oficina, me enteré que le hacían la despedida a uno de mis jefes que se cambiaba de laburo, así que tenía que suspender la salida con Lucho. A todo esto, yo sólo podía contactarme con él a un celular que no le andaba o por Msn que yo no tengo en el trabajo.Así que le mandé un mail avisándole, además de insistir en vano a su celular que no funcionaba.
Cuando llegué a mi casa, puse en el Msn un mensaje para que leyera si de casualidad se conectaba que decía algo así como "Lucho, perdón pero hoy no puedo verte". De casualidad, antes de que saliera para mi casa se conectó para avisarme que iba a llegar 15 minutos mas tarde y cuando vio el mensaje empezó a putearme hasta en arameo. Le di todas las explicaciones del caso, además de suplicarle que me perdone (literalmente). Pero en lugar de calmarse se enojaba cada vez más. Hasta le ofrecí que pasara un rato y que yo llegaba mas tarde a la despedida, pero tampoco. Sólo me repetía que era igual a todas las minas, que era una mierda, una hija de puta, etc, etc, etc.
Desde ese día, en que supongo que se sintió bastante molesto, volvió a salir el psicótico que había sido en el pasado, cuando lo conocí por chat.
Me empezó a dejar mensajes en el msn.Un día era un insulto al estilo "chupala" y al otro era un " ponete tanguita roja que a la noche voy para tu casa". Entre medio, me empezó a psicopatear con la idea de que iba a ir a la puerta de la oficina con volantes que dijeran la dirección de mi blog así todos se enteraban, y entonces, comenzó a dejarme en el msn mensajes al estilo "cambio mi silencio por sexo". Después comprobé que trataba de agregar a mis contactos de facebook, pero lo que él no tenía en cuenta es que mis contactos de facebook son amigos que sabían todo de él y que al otro día lo eliminaban.
Después vinieron los mensajes tipo: "ya te hiciste famosa en el laburo guachita?" o "Turra", "hueca", "trola", "torta" y demás... Típico de un hombre despechado y psicótico, según lo definieron mis amigas psicólogas.
Por supuesto que jamás volví a contestarle, pero no me animaba a negarle la admisión en el Msn, hasta la semana pasada, en que cansada de leer esos mensajes apreté la opción "No admitir".

Llegué a esa alternativa después de soportar 3 meses sus comentarios maliciosos y sus agresiones, y pude hacerlo ahora porque descubrí que realmente la gente del laburo es mi segunda familia, porque saben todo de mi, porque me bancan a muerte y porque si a Lucho se le ocurre poner una pancarta con mi blog ya no me importa. Inclusive mi relación con Ramiro está terminada, y hasta supongo que él se sentiría feliz de leer las cosas que dije de lo nuestro.
Así que: Chau Lucho, y ojalá que se le vaya el sabor a resentimiento que se le huele en cada frase.
Dios es sabio, y a la distancia tengo que agradecerle que surgiera esa despedida, para no verme involucrada con un tipo que en su forma de ser no tiene nada que ver conmigo.
Ya hice catarsis.
Capítulo cerrado.