Recent Posts

martes, 13 de septiembre de 2011

Eternidad


Existe una etapa de la vida en la que uno no se detiene a pensar en lo breve que puede resultar el paso por este mundo.
De chicos, la historia la vamos midiendo en paquetes de caramelos, en vueltas de calesita, en vainillas remojadas en un vaso de leche para la merienda.
De más grandes, en "vayamos a vivir juntos", "quiero que conozcas a mis amigos", ansiedad de nuevas citas (en la que combinan los zapatos con la lencería), y adioses sostenidos entre mocos y fallidos anzuelos.
El primer beso, la primera casa, el primer sueldo, las primeras vacaciones, nada tienen que ver con el slogan de que somos míseros mortales.


La tarde en que me enamoré.
La mañana en que aprobé la última materia.
Los domingos de rayuela en la vereda, puertas sin cerrojo y olor a jazmines.
El ronroneo del gato.
La boca llena de risa.
Las amigas.
La luna llena arbitrando entre la tierra y el mar.

Una confirmación de que nadie va a morir nunca.


Hasta que la muerte acontece y sacude nuestras arrogantes presunciones de inmortalidad adolescente.

Los que se van, marcando el camino que iremos siguiendo, se convierten en dolorosos señuelos.
Un laberinto enredado en la cabeza, fantasmas con apodos, preguntas sin respuesta.
El más allá y los que quedamos acá, extrañando, palpando la vida con manos prestadas para que no se nos escape, para que se prolongue, para ser menos cobardes, para...


Mi Dios, tu Dios.
Nuestro titubeante destino.
La fe.
La humana duda.
El dolor y el desconcierto.

La vida y su tic-tac golpeando en medio del pecho.

La muerte y su abismo descolorido.

El pasado,espejo que nos condena a su encuentro inesperado e incierto.
El futuro,como una vaga sensación de agradecimiento.

Y el presente, el único hecho concreto.






A mi tía, y a todos los que, como ella, de a poco se fueron yendo.











33 Blondas y algunos rubios no se callaron:

diego cueto dijo...

¿quien se queda y quien se va? asi como llegamos de a poco, de igual manera nos vamos. Es hora de amigarnos con la idea...

Blonda dijo...

Diego: En eso estoy, tratando de amigarme con la idea.
(aunque me gustaría - a veces-sentirme un poquito inmortal)

besos

diego cueto dijo...

quiza somos inmortales, pero solo de a ratos...
beso!

Koan Resuelto dijo...

sorry Blonda, se ve que le querías... como anda el resto de tu vida?

Beso y :)

Lu dijo...

Hermoso leerte, como siempre Blondis, tus palabras parecen sacadas del cielo (sueno cursi pero es verdad, escribís hermoso y tus posteos siempre me llegan al fondo del corazón cuando leo). La muerte es un tema que a mí me cuesta mucho aceptar, pero creo que es con los años y con las pérdidas, es que uno va asimilando la idea al punto de sentirlo algo natural y necesario, como debe ser, al fin y al cabo... Siempre me acuerdo de mi bisabuelo, yo tenía 20 años cuando murió, el 97. Y los últimos años de su vida, aunque no dijera, yo me daba cuenta de que él ya no tenía ganas de estar "acá" y que anhelaba el momento en que le tocara partir. Será que todas las personas a las que amaba y con las que compartió los mejores años de su vida, lo esperaban del otro lado. En fin... ciclos de la vida, que le dicen.


PD: ahora que Blogger hizo las pases conmigo, dejo el comentario donde correspondé jaja.

Mai dijo...

La eternidad tiene la duraciòn que nosotros mismos le damos, tanto en las buenas como en las malas.

Lindas palabras Blondi.
Besos

Any dijo...

Justo vengo a leer esto? Naaaa! Hace dos semanas que vengo masticando la idea del post (en palabras mas sencillas claro, no tengo el don de pensarlo poéticamente como vos) y veo que casi todos tenemos una sensación parecida. De creernos inmortales pasamos a darnos cuenta de que la línea es tan delgada ... que todo puede terminarse en un segundo y que uno gasta tanto tiempo en boludeces en lugar de aprovechar cada segundo. En fin. Todavía tengo mucha pena encima como para seguir filosofando.


Cuando jugamos al millón otra vez?
;)

Besos Blon

carmeloti dijo...

Desgraciadamente, nadie nos enseña a morir, nadie nos inculca la idea de que la VIDA no es más que un regalo caduco, que se acaba, que no podemos desperdiciar las 24 horas que tenemos al dia para gestionarlas.

El pasado no puede abrochar nuestro presente, ni el futuro omnubilarlo, porque perderíamos todos los tiempos.

Es una maravilla vivir con la sensación de regalada, y mucho más con el recuerdo de aquellos que ya disfrutaron su regalo y su buen vivir nos enseñó a no desperdiciar el nuestro.

En mi caso sería para y por mis abuelos que dieron más de 24horas/dia por verme feliz, allá donde estén que me esperen porque estoy en deuda con ellos, les debo mi mejor sonrisa, mi lagrima más dulce y el amor por la VIDA

alejandra dijo...

Lo siento, no hay historia más triste que la de comprender que nacemos para morir.

Escribir es seducir dijo...

ES UNA MARAVILLOSA POETICA
CUANTA RAZÓN TIENE ESO DE QUE CUANDO SOMOS CHICOS CONTAMOS TODO EN CARAMELOS Y LA REALIDAD VIENE PARA DARNOS UNA CACHETADA Y NOS HACE PONER LOS PIES SOBRE LA TIERRA.
LA MUERTE EL NO VER NUNCA MÁS A AQUELLA PERSONA QUERIDA, QUE NOS MARCA EN INDICIO PARA QUE APRENDAMOS QUE EN LA VIDA NADA ES TAN GRAVE SALVO EL NO PODER VOLVERSE A VER REFLEJADO EN AQUELLOS OJOS

ME ENCANTÓ

SALUDOS

Media Veronica dijo...

Blonda, experimente (y sigo experimentando) algo asi desde hace un año, cuando mi tio tambien se fue y me hizo darme cuenta que ni yo ni mi juventud (ni la de mis seres queridos) ibamos a ser eternas. Solo nos queda intentar hacerle una sonrisa a la muerte burlona y decirle "algun dia, seguramente, pero hoy todavia NO..."

Luna dijo...

Claro, nos creemos que es eterna hasta que la misma vida te recuerda lo inevitable.
Hermoso escrito, Blonda. En memoria de esos que si aquí por medio de los recuerdos.

kika dijo...

Hay que vivirse la vida al máximo..nada más. Para que el día que nos toque partir los otros (que son quienes se conformen proque nosotros ya no podremos pensar en ello) sientan el consuelo de que fuimo felices.

Bello texto.

Lucila Haus dijo...

que lindo lo que escribiste. Me emociona, pienso parecido.

P!nk dijo...

Nadie podrá quitarte nunca los momentos juntas.
Nadie podrá manchar el recuerdo de los que se van.

De a poco, su recuerdo se va asentando y apenas te das cuenta, y ya son parte tuya.

Saludos

Jm dijo...

Muy lindo texto rubia, muchas gracias.
La conciencia de la finitud nos hace valorar la vida más que nunca.
Y que la muerte nos encuentre viviendo...

Tonet dijo...

El otro día leí en algún lugar que hay que perder todo aquello que formaba parte de tu vida para poder encontrate a ti mismo/a.

Maravillosa reflexión.

Besos y abrazos :)

Yoni Bigud dijo...

Algunas cosas es mejor tenerlas difusas en la mente. No ignorarlas, pero tampoco darles demasiadas vueltas. Al fin y al cabo todos marchamos hacia el mismo lugar, y eso es todo lo que hay que saber.

Un saludo.

Azul Profundo dijo...

me encanto, muy bueno, definitivamente creo que cuando alguien se va la peor parte la llevamos los que nos quedamos extrañando...

saludos!

Writer dijo...

Es difícll, es duro, pero es parte de lo que nos toca, parte de un ciclo, casualmente, el de la vida...yo extraño mucho a mi abuelo y extraño verlo, su voz, sus mimos, pero sé que anda cerca mío, cerca de mi hijo a quine no conoció pero yo le muestro fotos y hablo de él...y el otro día en el cuarto me dice maaaaaaa ahi ta el abuelo shishu, señalando al aire con su dedito, mi hijo tiene 2 añitos...yo me emocioné y le dije, sí seguro, ya sé que siempre anda cerca nuestro. Un beso blodis, cariño.

nadasepierde dijo...

Yo creo que la muerte es algo que no nos va a pasar mañana.... y asi andamos por la vida hasta que alguien se va. Y en ese momento es bueno pensar que no es que se fué, solo se nos adelantó en el camino. Ya los vamos a alcanzar, aunque hoy nos duela.
Es lo más seguro que tenemos en la vida!

un beso

Amaranta dijo...

La muerte por mas natural que sea, es inexplicable cuando nos toca los seres queridos... te mando un abrazo solidario

Trapitos al Sol dijo...

de algún modo tus seres queridos, esos que están en el cielo, han leído este texto y se han emocionado tanto como yo

Alfonsina dijo...

estimada, creo q morimos un poco cuando ellos van muriendo, por eso no volvemos ser los mismos. No quiere decir q no lleguemos a ser felices, simplemente son como espejitos en el alma q se rompen... abrazo

miralunas dijo...

ay, Rubia! usté escribe tan así, lindo, de la "eternidad" como de los zapatos haciendo juego con la lencería.

régaleme ésto para mis 21 años, cuando la muerte de mi madre hizo añico la eternidad contra el espejo.

la abrazo como siempre.

Anónimo dijo...

Me encanto la entrada! Besos

Jote dijo...

uhhh que loco eso no?
no me da miedo la muerte, me da cosa pensar que algun dia va a llegar y como me encontrara?! y me esfuerzo dia a dia para que valga la pena

volvi al mundo blog pasate cuando quieras
besooss

Merlina dijo...

soy muy ansiosa y a menos que sea un libro interesante, rara vez leo entradas largas con detenimiento. Me preocupa más llegar al final de la historia que disfrutar el viaje. Pésima manía.

Sin embargo, la tuya admite una lectura cuidadosa. Los ejemplos están muy buenos, y la metáfora global también. La inmortalidad está en la memoria, no?

Andre dijo...

es un placer leerte, siempre.
excelente descripción, me quito el sombrero...
beso
Andres

Rochitas dijo...

sabia reflexión que nos distrae del cotidiano, tan eterno a veces...

Daniel Os dijo...

El amor y el arte pueden salvarnos de la muerte. El amor y su consecuencia animal, la procreación, derrota a la muerte de manera chambona... quedando en la memoria (en las nostalgias) de los que nos sobreviven. El arte, un descaro... la fanfarronada de que luego de enterrado seguirán encontrando respuestas en los pensamientos de Voltaire, en las figuras de Matisse o en la evolución de los colores en la voz de Goyeneche.

Mortal es quien se muere sin haber vivido.

D.

Carina Sampó, facilitadora de cambios, terapeuta psicodramatica, coach personal dijo...

Blonda, siempre un placer leerte! No nos enseñan a gestionar el dolor, las perdidas, la muerte, a sobrellevar los duelos! Tarea bien dificil. Ahora que poco a poco me adentro en el mundo de la educación emocional SE lo importante que es educar las emociones desde la primera infancia, desde las primeras péridas: un juguete roto, una despedida, un cambio de cole, una mascota desaparecida... son esas pequeñar perdidas que nos preparan para la muerte... y mucha relación tiene el proximo taller que dare en Madrid este sabado 22 de octubre. Aqui os dejo el link por si es de vuestro interes "Mitos y Miedos en torno al amor, a la sexualdiad y al compromiso". Donde estña la relación? El compromiso implica pérdidas, el amor implica entrega.... lo demás en el taller :)
http://www.artesanadelavida.com/eventos/569/mitos-y-miedos-entorno-al-amor-a-la-sexualidad-y-al-compromiso/

Gracias!

Anónimo dijo...

Muy hermoso! Gracias