Recent Posts

sábado, 7 de abril de 2012

Las pérdidas



El martes pasado, un "motochorro" me robó la computadora que uso para trabajar.
No importa cómo fue, ni si escapó por la calle lateral o la avenida, (detalles que sólo fueron relevantes para el agente que tomó mi denuncia). Lo que importa es la sensación de impotencia que me dejó.
Alguien, de un momento a otro, me había privado de algo que me pertenecía y que era importante para mí.
Y no era la primera vez...

Las pérdidas fueron la bisagra de mi vida.
Hubo afectos que partieron involuntariamente al cielo y amores que, voluntariamente, se ausentaron sin aviso.
Todos ellos me ocultaron del sol por un buen rato. Me impusieron una sentencia inapelable que debí aceptar masticando preguntas que nunca obtuvieron respuesta.

Las pérdidas son la canilla que siempre gotea.
El fastidioso repiqueteo de esa gota que cae ininterrumpidamente sobre cualquier intento de recuperarme.
Un zarpazo a la voluntad. Un apagón sorpresivo que me recuerda mi incapacidad para encontrar con rapidez la salida.


Cada pérdida de mi vida fue una experiencia traumática.
Un abandono, intencional o no, que me sometía a la ardua tarea de rearmarme y que, a su vez, permanecía merodeando mi existencia como un fantasma. Cada nuevo encuentro encerraba la posibilidad de que ese fantasma acechara en cualquier momento. La felicidad, volátil y escurridiza, podía desaparecer en un descuido, en un sutil parpadeo.
No había, ni hay, garantías, y reconozco que me cuesta vivir sin ellas.

Las consecuencias están a la vista: una mujer atrincherada, llena de miedos.
Temor a que el amor no sea suficiente y que el delgado hilo que enlaza a dos personas se deshaga.
Miedo a la hemorragia de las despedidas.
Terror a que las ausencias se acuesten en mi cama.

A veces pienso que soy un cuerpo que aloja un alma llena de hendijas.
Pequeñas aberturas que fueron calando quienes se fueron de mi vida.
Fisuras por las que se escurren mis certezas. Hendiduras por las que lloro y, a su vez, respiro.
Ventanitas por las que asomo la cabeza al mundo, o suelto letras en forma de renglón.
Un alma llena de ojales y ojalás.







23 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Nac Black dijo...

No hay nada peor que el sentimiento de impotencia. Impotencia sobretodo ante lo que no está en nuestras manos, lo que no depende de nosotras y que no basta con los deseos y el amor que tengamos, simplemente no basta.
A veces los vacíos son más presentes que los que están llanos, ¿por qué tenemos esa capacidad de ver únicamente lo que nos hiere? ¿por qué en vez no podemos rememorar eso que nos hace bien?
Lindo juego de nuestra in/conciencia!
Espero que estés bien...
Un beso.

Nina dijo...

Qué lindo volver a leerte Blondita querida :)

Las pérdidas, un tema para hablar largo y tendido...


Te mando un besote enorme, que tengas un lindo sábado.

Luna dijo...

Son pérdidas porque te queda su ausencia, si tan solo tuvieran la delicadeza de llevarse junto con la prenda el recuerdo, tal vez no dolería.
O quién sabe quizás se han llevado ciertos recuerdos. A veces me pregunto si estos vacios que tenemos y necesidades sin explicarse no son en realidad una prenda con recuerdo conjunto que nos fue robada y por eso sentís que algo te hace falta pero no entendés qué.

Etienne dijo...

Perder es para mi un concepto relativo. Es decir, claro que uno pierde cosas y puede o no recuperarlas, pero creo que si uno no las perdiera, no sería capaz de aprender ciertas cosas. Yo pienso que el camino es más importante que la meta y si hay en él piedras en las cuales tropezar para aprender una lección, bueno, bienvenida.
Los objetos que uno pierde son importantes por lo que representan; las personas por lo que nos hacen sentir, por lo que compartimos con ellos. Por esa razón, siempre ganamos cuando perdemos, aunque duela...

Lorena dijo...

Qué tema... qué desafío las pérdidas. Qué siniestras se vuelven cuando parecen la constante en nuestras vidas. Y uno no tiene más remedio que surgir de esas ausencias una y otra vez, hasta verle la cara al único y primordial, al Verdadero Fantasma... perdonarlo, amarlo, y dejarlo ir, porque somos nosotros los que debemos abandonarlo. Y todas las pérdidas nos recuerdan que hay que soltar a "Ese" para que otros se puedan quedar.

Besos Blond.

Lola dijo...

La impotencia es uno de los sentimientos con el que más nos cuesta lidiar.
Y agrego que se exacerba cuando va unido al sentimiento de que esta pérdida era algo que se podía evitar, aunque no está enteramente en nuestras manos...
y otra sensación fea en estos casos es que de víctima pasás a ser culpable: cómo se te ocurre llevar la notebook por la calle? (como si la notebook fuera para usarla solo en un escritorio). Cómo se te ocurre ir por esa calle? como se te ocurre ir en colectivo o en taxi, y encima a esa hora (sea la hora que sea...)
Y para colmo es peor si reactiva los sentimientos de otras perdidas
Espero que pase pronto
Besos!

Anoia dijo...

Es malísimo y cuesta horrores pero hay que aprender a dejar ir. Al final, la superación siempre suma, cueste lo que cueste.
Y sé que debería hacer caso de estas palabras pero justamente hoy las ausencias han pisado fuerte. Igual tengo fe, todo pasa.

Beso.

Anónimo dijo...

este blog ha sido uno de los mejores descubrimientos que he hecho ultimamente, tienes razon en todo...

gracias por compartir.

carmeloti dijo...

He tenido tantas despedidas, ausencias y olvidos, que perdí la cuenta...

las que más me duelen son aquellas sin explicación, sin motivo, sin más. Las últimas las que crean esperanzas y desaparecen, primero una cena, luego un ya te llamaré y nunca más se supo.

Total que tu eres una mujer atrincherada y yo una desengañada, de hecho creo que cada vez me dan más miedo las presencias solo por el simple hecho de saber que en algún momento se irán...

Writer dijo...

Hola Blonda, yo siento impotencia por la situación que vivo, sin luz ni agua..y con 3 niños a cargo...de terror y muy triste. Espeor salga el sol en nuetsras vidas. Cariños.

José dijo...

es feisimo! acuerdo totalmente...las pérdidas significativas son como bultos que uno va juntando en en una gran mochila. Pero también acuerdo con Lorena, son Fantasmas; fantasmas que uno debe aprender a abandonar. Muy lindo escrito Blonda. Saludos.

Lata dijo...

Ay, querida amiga... lamento tu pérdida y cada una de ellas. ¿Qué te digo?... Solo que todo va y viene, lo que tiene que estar, está. o que no, pues no es para nosotros, aunque duela...

miralunas dijo...

ojalá esos ojales sean risas que alimenten tu alma y desalimenten tus miedo, rubia. ojalá!

Yoni Bigud dijo...

Para reparar las ausencias debe construir presencias. Ese es el único camino. No puede quedarse en lamentos.

Un saludo.

La Balada Despeinada dijo...

Pffftt que buen post, que irónico es que el dolor del duelo y de lo irrecuperable inspire, verdad? Yo también se de perdidas y te mando mucha buena vibra para que te sientas mejor.
Saludos,

Aíta dijo...

La impotencia es un sentimiento de mierd... Es algo que a fuerzas tenemos que superar.

Amiga lamento mucho tu perdida, de verdad, me pasó y es terrible.
A veces hay que "dejar ir" ciertas cosas solo para que cosas mejores vengan!

Besotes!
Volví!!!

Lirium* dijo...

Me encantó tu manera de expresarte... sentí que decías lo que yo diría si supiera escribir.
Pequeñas o grandes pérdidas, siento que no estoy preparada para ninguna... Seguramente que lo que se va deja espacio a cosas nuevas que vendrán, pero en tanto hay que superar el momento de dolor, que muchas veces es mucho.
Un beso.

RECOMENZAR dijo...

tu blog me ha hecho sonreir
maraviloso!!

Boo Ya' Moon dijo...

Huy q cerca y que duro me toco!!! Despues de 4 años sigo intentando cerrar las heridas de un (des)amor por el cual me desangro... Y aun sin vias de solucion continuo, porque asi debe ser no?
Que suerte haberte encontrado!
Me gusta mucho como escribis, me siento... Comprendida? no... ACOMPAÑADA.
Gracias, saludos ENORMES para vos.

Boo Ya' Moon dijo...

Huy q cerca y que duro me toco!!! Despues de 4 años sigo intentando cerrar las heridas de un (des)amor por el cual me desangro... Y aun sin vias de solucion continuo, porque asi debe ser no?
Que suerte haberte encontrado!
Me gusta mucho como escribis, me siento... Comprendida? no... ACOMPAÑADA.
Gracias, saludos ENORMES para vos.

Anónimo dijo...

Hablás mucho d amor,leí poco,y a corridas,xq ya no veo,d mi deber d dormir;y volveré...Pero así de al paso,me hiciste entristecer,yo no tengo amores,+ q platónicos,q olvidar,estoy sin enamorarme hace 2 años,después d haberme enamorado sin pausa,ni pausa,dsd los 3 años,tengo 23...
No tengo mucho para decir,sería un delirio kantiano;como siempre aprendo +,de lo q vivo...suelo asustarme de la venganza q mi psicología,le jugó a mi naturaleza brutalmente sentimental...Pero pronto va a cambiar,ciertas circunstancias me perjudicaron,pero estoy superandolás...

Anónimo dijo...

Hablás mucho d amor,leí poco,y a corridas,xq ya no veo,d mi deber d dormir;y volveré...Pero así de al paso,me hiciste entristecer,yo no tengo amores,+ q platónicos,q olvidar,estoy sin enamorarme hace 2 años,después d haberme enamorado sin pausa,ni pausa,dsd los 3 años,tengo 23...
No tengo mucho para decir,sería un delirio kantiano;como siempre aprendo +,de lo q vivo...suelo asustarme de la venganza q mi psicología,le jugó a mi naturaleza brutalmente sentimental...Pero pronto va a cambiar,ciertas circunstancias me perjudicaron,pero estoy superandolás...

Anónimo dijo...

nosotros tambien nos vamos para los demas, hay quienes sienten nuestra ausencia... tenemos que aprender a convivir con las ausencias que nos dejan y tratar de no sentir culpa de las ausencias que dejamos, hay que amar estar con uno mismo