Recent Posts

jueves, 8 de enero de 2009

Uno entre mil


Hoy venía en el subte pensando, o mejor dicho, repensando algo que me parece bastante curioso.

Digamos que la población del mundo ronda cifras incalculables.Sería tan difícil de imaginar a toda esa gente como de hacernos a la idea de cuánto es realmente cien billones de dólares.

Pero se supone que entre toda esa masa humana se encuentran aquellos que tienen, tuvieron o tendrán alguna relación con nosotros.

Ese simple razonamiento, me lleva a pensar en la bendita góndola del supermercado, con cientos de productos para comprar, pero de los que sólo elegimos algunos, por calidad, por precio, por moda, por gusto, por recomendación.

Pienso en la biblioteca y los millones de libros que no podríamos leer ni aunque tuviéramos una vida extra para dedicarla exclusivamente a la lectura.

Se me ocurre imaginar la cantidad de ciudades en el mundo que jamás podremos visitar.


De toda la población, sólo elegimos a algunos para que formen parte de nuestro historial, para que nos acompañen en una parte del camino.
Por supuesto, que esto es notorio cuando se trata de elegir a alguien del sexo opuesto con quien intentar compartir un encuentro.
Entre tanta posibilidad latente, uno selecciona, tamiza, filtra y elige: uno entre mil.

Sería imposible abarcar en una mano todas las gotas de lluvia, contar una por una las estrellas, enumerar cada peca, parase en cada baldosa, estar despierto cada segundo, arrancar todos los pétalos de todas las flores.

Así de imposible parece la tarea de elegir, y a su vez resignarse a lo que implica esa elección. Resignarse, porque al momento de decir : "Esto sí, esto no", se corre una suerte de recorte del resto de las posibilidades.Uno confía en el instinto básico, del corazón, que señala que es "ese y no el otro", aunque el tiempo después venga a contarnos, mientras levanta el dedito acusador, que al final no era éste, sino aquél, al que le negamos el teléfono, al que colgamos en la primera cita, al que no quisimos que nos presentaran, al que no volvimos a atender.

Un mundo de posibilidades, tentadoras algunas, de las que uno debe tomar una porción, como en la mesa de dulces o como en el tenedor libre porque si probáramos absolutamente todo, además de ser imposible, terminaríamos perdiendo el gusto, la capacidad de distinguir y saborear.

Ese ser único que pasa el filtro de nuestra percepción, y que nos hace seleccionarlo entre tantos otros, termina logrando que toda esa humanidad se convierta simplemente en el marco, en el contexto, en un montón de gente sin rostro donde sobresale sólo aquél que nosotros elegimos.


El encuentro entre dos personas pasaría a ser algo así como un gran elogio.
Esa suerte de ser UNO, entre mil...



11 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Fulano de Nadie dijo...

Blonda, perdona que te diga, pero te noto muy melancólica.

Te recomiendo un vaso grande, como de trago largo, una medida de Fernet y otra medida de Coca. Y salir a ver que onda la ciudad.

No te olvides que el Mesías era único, pero tenía 12 apóstoles.

Y el sábado a Gibraltar a ver si me ilumina el Mesias.

Fulano

Elisa dijo...

Hola blond! Grande tu entrada, me hace pensar...Creo que una de las cosas más dificiles en la vida es ELEGIR, y ello, implica descartar. Pero eso no significa que encontrar una persona idónea, o con la que estar agusto sea como buscar una aguja en un pajar. A ver si me explico; si te gustan los helados, pues te pueden gustar muchos sabores diferentes. Y por momentos en tu vida estar apasionada con la leche merengada, y al cabo de unos años el limón....Hay muchos tipos de sabores paseandose por el mundo, listos para ser probados. Y lo bueno que es la experiencia!!! la curiosidad..., la intriga!

Nos han vendido que la vida "feliz" es la de encontrar a tu media naranja y pasar toda la vida agarrada a ella...pero por mucho que te guste la naranja...eso impide que te guste el pistacho? No.

Entiendo ese miedo a estar sola, a pensar que el encuentro perfecto es dificilisimo y no llega nunca. Pero...llegará, y lo más importante es que disfrutes por el camino....

- HERA - dijo...

Blonda, sos GENIAL escribiendo!!! lei todas tus entradas en 3 días... es increíble lo identificada q me siento con lo q escribis.
Buena recomendación la de Fulano... a ponerla en práctica!

Besotes!

Lucrecia dijo...

"Entre tanta posibilidad latente, uno selecciona, tamiza, filtra y elige: uno entre mil."

Y la maroria de las veces elejimos mal...que justo, no?
Un beso blonda
y arriba el animo!

like a virgin! dijo...

por eso nunca creí en las almas gemelas...

de todos modos tenemos (y queremos) elegir de ese montón.

no creo que haya que resignarse a la elección, hay que defenderla y luchar porque esa elección que tomamos fue la correcta (mientras sea posible y hasta donde valga la pena)...

aah... y las personas no son helados!

Besos Blonda!! me sumo a los consejos de Fulano

Vivi dijo...

el azar es re loco!
por dos minutos no llegué tarde a la cita que tenía con padre de mi hijo, unos minutos más y jamás nos hubieramos encontrado!

Yle dijo...

ojala que fueran mil blonda, son cientos de miles de millones... lo bueno que filtrando por edades, idioma y estado civil, nos quedan menos!

Matías dijo...

Uuuf la difícil tarea de elegir.... algo que hacemos absolutamente todo el tiempo, lo importante es no arrepentirnos de la elección, ni autoflajelarnos porque ya no lo elijamos. Si lo elegimos, es porque en ese momento fue considerado de nuestro agrado y nos atrajo, si después no resultó, volveremos a elegir nuevamente, la vida es una elección continua, y no hay porque tenerle miedo a hacerlo, lo que si, no hacerse tanto rollo en encontrar al que reúna absolutamente nuestra lista de condiciones, hay que liberar un poco y ceder otro tanto, no ser tan pretenciosos (y no estoy hablando de conformismo).
Besotes

Nuareg dijo...

Lo que cuentas, Blonda, me recuerda un poco la teoría de "El azar y la necesidad", que opera en la madre naturaleza.

Por un lado, de entre todos los mundos posibles que nos rodean, por puro azar, venimos a nacer en un determinado lugar. Por necesidad, nos orientamos hacia un determinado grupo de personas, las que más nos atraen.

A esto hay que sumar las interacciones entre las diferentes personas, que mezclan sus azares y sus necesidades entre sí.

Total, que encontrar al amor de tu vida es como que te toque la lotería.

Toca mchas veces, no te apures.

[...] dijo...

nunca, pero nunca, lo había visto de ese modo (hablo de la última línea)

creo que es lo más optimista que leí sobre relaciones de pareja ne toda mi vida.

que suene melancólico en lugar de eufórico (por ejemplo) le da más peso al hecho.

Angel dijo...

hoy justo cuche ese temita d don Ceratti. "la caravan de miradas se lleva un poco d mi esencia, y nadie me verá mañana".

Elegir, habiendo tanto no? qe dificil, esta semana lei algo q ya lo estoy subiendo d mi escritor favoritoq justammnet habla d elegir


saludos, desconocida amiga