Recent Posts

viernes, 18 de julio de 2008

Ramiro: Besito volador


Al final del día nos fuimos juntos en subte, como de costumbre.

Apenas nos sentamos, en medio del gentío de las seis de la tarde, no me pude contener y le pregunté por qué me había buscado pelea todo el día. A lo que me respondió que yo estaba caprichosa y malhumorada.Sencillamente le dije que si había estado así, aunque yo no lo había notado, tendría mis motivos para hacerlo, y que tal vez él no entendiera algunas cosas, pero que la vida no siempre era "Pum para arriba".
Por su cara, creo que entendió.Habrá pensado que realmente yo tenía cosas para estar preocupada, así que respondió:

- No se por qué dije eso, tenés razón.

Y cambié de tema, para no caer en ningún terreno escabroso.
Terminamos hablando de Cobos, y haciendo futurología sobre el rumbo del país.
Para variar, "ella" lo llamó dos veces al celular durante el viaje.No lo llama nunca, salvo cuando está conmigo, como si lo oliera. Para no dejarme hablando sola , y para que "ella" no escuchara, me hablaba en lenguaje de señas, como si yo fuera sordomuda. Asi que en el mismo idioma traté de decirle que hable tranquilo.Después de todo, ¿Cuánto podía hablar?

Me contó, cosa que yo había deducido por lo que él decía, que ella se sentía mal, y que hacía pis todo el tiempo. Con mi mayor cara de pocos amigos le dije:

- Cistitis o infección urinaria. O que vaya al médico o a la farmacia.Hay una pastilla que te la cura en cuatro o cinco días.

- ¿Tiene que ir a la ginecóloga ?- me preguntó

- Puede ir a un clínico también, cualquier médico sabe diagnosticar eso,pero lo ideal es un urólogo. - contesté totalmente a desgano

- Ah, bueno -dijo, intuyendo mi molestia

Por suerte, la charla viró para el lado del fin de semana, donde me comentó su bronca por no poder venir a la fiesta de hoy, pero nadie podía quedarse a cuidar a Miranda.
Yo, en mi rol de mala, le empecé a contar todas la cualidades del hotel, y a mencionarle que íbamos todos, y que la pasaríamos genial.
Por supuesto que cuando vi su cara, me sentí mal, pero ya estaba dicho y no lo podía borrar.

Cuando llegó el momento de bajar, me saludó deseándome buen fin de semana (yo rogaba que no me dijera feliz día del amigo), me abrazó, y se paró junto a la puerta.

Al llegar a la estación, giró su cabeza y como si fuera un nene chiquito me tiró un beso de esos voladores, con su manito agitándose frente a él, y yo creo que me desmayé.

2 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Yle dijo...

q situacion incomoda. mujer, mirate, estas con un tipo que te consulta sobre la salud de su novia... en fin, ya sabes q este ramiro no es santo de mi devocion. me sigue pareciendo manipulador.

Blonda dijo...

Yle: Visto de tu lado se entiende. No digo que haya sido agradable el momento, es que mal que me pese, más allá de todo somos amigos, y yo estaba ahí al lado cuando ella llamó...que se yo.No me quiero maquinar más.
Besote!