Recent Posts

lunes, 7 de julio de 2008

Abracadabra


Cuando sonó el despertador a las ocho lo apagué.No me acuerdo ni como, ni cuando,pero me di cuenta que lo había hecho cuando Sami me llamó de casualidad a las diez de la mañana y me despertó.Si no fuera por ella, creo que todavía estaría durmiendo.

Desayuné rápido, y me metí en la ducha,con una sola idea en la cabeza: Ponerle punto final a mi historia con Ramiro.La pregunta que venía a mi mente mientras me enjuagaba el pelo era : ¿Cómo?

Me cambié, con dedicación y esmero.Me planché el pelo y me maquillé tratando de tapar las ojeras producto del mal dormir.

Salí,sin ganas,pero salí.

Intenté concentrarme en el libro que empecé el viernes.Abrí dos páginas mientras iba en el tren y lo cerré.No podía concentrarme.Me puse a pensar que lo mejor era terminar con esto, conmigo agarrándome de cada cosa que dice para seguir esperando un "poquito" más, con él,diciendo lo que le viene a la mente sin darse cuenta de que nada de lo que dice lo puede concretar.

Supongamos que realmente quisiera terminar con la historia con Ramiro, el tema sería ver cómo lo hacía.

Pensé que hablar con Ramiro sería lo mejor.Encontrar el momento apropiado para decirle: "¿Tomamos un café que quiero hablarte?".

Si,sin duda era la mejor opción.Dejarle claro que lo adoro, y que sin duda si él hubiera estado solo la cosa hubiera sido distinta,pero que la realidad es que está acompañado, y que por más que yo no pretenda nada más que estar con él de a ratos,tengo que respetar la idea que él tiene de que esa jugada puede terminar involucrándolo, y que no quiere.

Llegué a la oficina con la única idea en la cabeza de hablar con él y terminar como dos seres que se van a querer siempre, pero que aceptan las diferencias.Adultos, quizás, que dan un paso al costado aunque duela.

Apenas se abrió la puerta del ascensor lo vi y ya no me sentí segura de nada.

Para colmo de males, cuando me acerqué a saludarlo, me dio un beso que no fue en la boca por una milésima de milímetro.Y ahí dejé de entender del todo.

Traté de concentrarme, de mentalizarme, de pensar en otra cosa...pero él estaba ahí adelante,sonriendo, comentando, preguntando,compartiendo...

Descubrí que lo que yo intentaba hacer era una misión bastante imposible, y que yo no tengo ningún super poder.

A veces creo que hubiera sido mejor que nada pasara entre nosotros.Nada.Ni que me hubiera hablado aquél día y me hubiera dicho que yo era su ángel de la guarda, ni que me hiciera sentir única y especial, ni que me hubiera besado, ni que me hubiera emborrachado con el licor de melón.

Me encantaría tener una goma grande, que pudiera borrarlo todo.

O que viniera la bruja del cuento, la más hechicera de todas, y me librara de Ramiro con un conjuro mágico, de esos que todo lo pueden, que todo lo curan , que todo lo hacen desaparecer...

2 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Libre dijo...

Hace poco descubri tu blog y estoy leyendo en forma desordenada, pero acabo de leer este post y me senti tan identificada que queria comentar. Pero en mi caso, no es con una pareja sino con un amigo, me senti tal como lo describiste, pusiste mis sentimientos en palabras. Sigo leyendo...

Blonda dijo...

Hola Libre: Me muero de intriga pro saber como es lo tuyo.¿Con un amigo decís? ¿Te enamoraste de un amigo? Si podés, ampliame.
Segui leyendo entonces...
Besos :)