Recent Posts

lunes, 21 de julio de 2008

Postales del fin de semana



El fin de semana estuvo bastante movido.Digamos que casi no descansé y que hoy necesitaría quedarme en casa para reponer el sueño acumulado.

No todas las actividades del fin de semana fueron igual de interesante.Digamos que hoy, si hago un repaso mental, me vienen imagenes como postales, así que de esa misma forma lo voy a contar en el blog.

Postal 1 - Fiesta Freak

El viernes me llamó Romina, la hermana de Ramiro, para invitarme a cenar a la casa y de ahí salir para la fiesta.Antes de responderle, recordé la costumbre de Ramiro de bajar a cenar con su familia, además del detalle de que si su novia estaba enferma lo más probable es que con la suerte que tengo ultimamente tuviera que compartir la mesa con la feliz pareja.Así que le dije que no, que comía en casa y que después la pasaba a buscar.

Cuando estábamos las dos camino a la fiesta, sonó mi celular.Era Carla, que escribía: "Blondita, en un rato salgo.Te llamo cuando estoy llegando así me esperás en la puerta.Besotes"

Desde que se enteró lo de Ramiro me dice Blondita, como si fuera su amiga,como si me tuviera cariño...

La fiesta del hotel era un salón del subsuelo, por lo cual mi celular no tenía señal, así que los mensajes de Carla los empezó a recibir Juano, el único con celular tan sofisticado que capta señal aún donde nadie tiene.

Mis expectativas de conocer a alguien en esa fiesta se fueron extinguiendo a medida que caminaba entre la gente: gays, lesbianas,básicamente gente diferente, de la que puedo mirar y divertirme, pero no enamorarme.

Por suerte nosotros éramos unos cuantos, y aunque la música no era muy buena, bailamos hasta las cinco de la mañana.Fiel a su costumbre de impuntual, Carla llegó casi cuando nos estábamos yendo, así que cuando se fue a la barra a comprar una cerveza, nosotros aprovechamos para irnos, sin saludarla, claro.

Llegué a mi casa a la seis de la mañana desmayada del sueño.Calculé que solo iba a dormir cinco horas y que el sábado iba a estar con sueño todo el día.Así fue.

Postal 2: La tortura del Sábado

Me levanté sin fuerzas, y me dediqué a hacer algunas cosas de la casa, de las que hago habitualmente los sábados.Cuando me di cuenta ya era la hora de bañarme y salir para taller, con la esperanza de finalmente poder leer mi nuevo cuento y enterarme si realmente era bueno o malo.

Después de escuchar varios cuentos de mis compañeros, y hasta de mi profesor, a las seis de la tarde me llegó el turno. Avisé que era largo y empecé a leer, contenta de que no escuchar ni el zumbido de una mosca, en señal de haber captado la atención de mis compañeros.Para mi asombro, cuando estaba por la mitad del cuento, mi profesor me interrumpió:

- Hoy necesitan la sala un rato antes, así que vamos a tener que cortar acá.

Mi cara de decepción y asombro era irreproducible.Nunca sentí tanto odio por alguien como en ese momento por mi profesor.Y si algo faltaba para sentirme mal, es que sin haber finalizado la lectura se le ocurriera hacerme críticas sobre personajes que él consideraba de más. A lo que le respondí que podían sonar de más en un inicio, pero que esos personajes volvían a aparecer en la historia casi al final. Después, mientras él continuaba hablando, yo sólo contenía las lágrimas, mordiéndome el labio superior, como haciendo fuerza para que el llanto no me invadiera en medio de la sala. Cuando terminó de hablar y me preguntó si había entendido, asentí como por obligación con mi cabeza, y luego salí disparada hacia la puerta de calle, como un preso que añora la libertad.

Recién afuera, con mis compañeros,lloré. LLoré de rabia e impotencia porque no había respetado mi trabajo.Escribir lleva tiempo, concentración, dedicación, y no era justo que alguien lo interrumpiera y mucho menos que lo criticara sin conocer como sigue la historia.Me sentí mal, y confundida, y pensé seriamente que mi profesor tiene algún tema particular conmigo, y que probablemente se lo pregunte en la próxima clase.

Después de la cervecita habitual con mis compañeros, me fui caminando a la casa de Sami, donde nos juntábamos a cenar por el día del amigo con Renata.La hija de Sami estaba enferma, así que se quedó con nosotras comiendo unas empanadas, hasta que se durmió. Si bien dejamos de lado la idea de ir a bailar, creo que fue lo mejor.Hicimos homenaje al día hablando sin parar, y compartiendo esas reuniones en lo de Sami que son como la marca registrada de nuestra amistad.

A la una y media llegué a casa, y empezaron a llover mensajes de los amigos que se acuerdan apenas arranca el día.El resto, llegaría el domingo.

Postal 3: Domingo de muchas sorpresas

Me desperté con el sonido del celular.Más mensajes. Había de muchos compañeros de trabajo, pero gracias a Dios, ninguno de Ramiro.No hay peor cosa que recibir un mensaje de amistad del tipo que te interesa.Es como un punto de no retorno, es darte cuenta que por más que uno quiera otra cosa, no se va a poder.Por suerte, jamás me mandó.

El que no me contestaba mi mensaje era Leandro.Pensé que no lo habría recibido, así que le mandé otro:

- Amigo, ¿Recibiste mi mensaje de feliz día?

Al rato contestó:

- Si, pero no te lo contesté porque vos sos más que una amiga y para esa categoría todavía no inventaron un día de festejo.Besos.

No le contesté. No porque no entendiera lo que había querido decirme, sino porque no supe que responder.Me vinieron a la mente algunas escenas de nosotros durmiendo abrazados en el hotel de Ushuaia, y me llené de preguntas.No traté de encontrar respuestas, porque con Leandro, por más que las busque nunca las encuentro y lo único que hago es perder tiempo en sacar conclusiones vacías.

Una hora después sonó el teléfono.Para mi asombro, descubrí que el identificador decía que el que llamaba era Mr Shoes, aquél con quien había salido una sola vez hace un año atrás, y que aparentemente mantenía intactas las ganas de verme de nuevo.

- Hola Blonda - dijo

- Hola - respondí - ¿Llamás para saludarme por el día del amigo?

- Jajaja.No,llamaba para ver si nos podíamos ver - contestó

- Mmm, si llamás un 20 de julio para verme tenés pocas posibilidades de que te diga que sí. - contesté

- Y bueno.Me arriesgué.Algún día me vas a decir que si. - dijo

- Probablemente me ganes por cansancio, es verdad, pero no hoy.Perdón . -dije

- Bueno, decime cuando - contestó

- No se, cualquier día supongo, mientras que me llames a horarios normales, y no un miércoles a las once de la noche como la última vez - dije

- Bueno, dale, arreglemos para esta semana.Nos vamos hablando.¿Querés? - preguntó

- Dale.Hablemos y vamos viendo.Te mando un beso - dije

- Otro,cuidate. -dijo y cortó

Me bañé, me cambié y me fui a un hotel divino en Palermo a tomar el té con mis amadas amigas de la facu.Son esos momentos que tapan todo lo malo de la semana, cuando las tengo ahí, cuando veo a sus hijos, cuando las escucho hablar...

Llegué a mi casa a las once de la noche, y prendí la compu.Busqué en mis documentos la foto de Mr Shoes, y me pregunté mil veces por qué no acepto salir con él de nuevo.La respuesta que siempre viene a mi mente, es que él es tan atractivo, tan interesante, tiene tanta plata, tanto todo, que yo no estoy a su altura. Me hablé frente al espejo y me dije: " Parece que él tiene todo eso, pero no tiene todo, por algo te está llamando después de un año.¿Qué perdés Blonda con salir una vez más?Si no va, no va, pero ...¿Si va? "

Así que concluí en que la próxima vez que llame, por más cansada que esté y por más tarde que sea, voy a aceptar verlo. Tal vez me esté perdiendo algo bueno, y a esta altura no estoy para descartar cosas buenas como si me sobraran.

8 Blondas y algunos rubios no se callaron:

gordita dijo...

querida blonda: llevo leyendote más o menos un mes y considero de todo corazon que deberías salir con mr shoes. no sabes que sopresas pueda departe el destino... no te ciegues

Blonda dijo...

Gordita: Coincido plenamente.Tal vez le estoy cerrando la puerta a alguien potable...Con darle una chance no pierdo nada más que eso, una chance.
Un beso!

penelope dijo...

tratar de seguir adelante es sano si puedes hacerlo.

Anónimo dijo...

Blonda: Creer o reventar me esta pasando algo parecido a lo tuyo, hay rondando una persona de la cual no quiero saber nada porque sin siquiera conocerla del todo bien, sigo encaprichada con quienes vos ya sabes.

Yo te re entiendo nena!!!! Pero tambièn por otra parte pienso que es justo darles una oportunidad a quienes se nos acercan, total, no perdemos nada.

Un beso grande !!!!!

VANE

P.D.: Te explicare en detalle vìa email.

Blonda dijo...

Penelope: Es la idea...mirar el horizonte.
Un beso.

Blonda dijo...

Vane:Contame por mail!! Ahora me intriga!!!
Yo tengo algo para contarte tambien,y para que me aconsejes.
Besos!

Alfa dijo...

Blonda, a mi me paso lo que no querias que te pase con Ramiro, me abrazo y me dijo "Feliz Diaaaaa" no pude responderle nada... me queria matar!!!!

La Treintona dijo...

Hola!!! Me encontré tu blog y estoy encantada leyéndolo desde el inicio. Ya quiero saber qué pasó con Mr. Shoes!!!