Recent Posts

sábado, 26 de julio de 2008

Revolviendo el pasado


glitter-graphics.com

Es inevitable que mire hacia atrás, si quiero poder mirar alguna vez hacia adelante.

Mi papá se fue una vez, cuando yo era muy chica, a mis cinco años.
Crecí sin saber nada de él, aunque siempre lo estuve esperando.
Cuando menos iamginaba, un día cualquiera, 22 años después, volvió.
Y yo lo perdoné, y lo entendí y hasta lo justifiqué.
Le di una oportunidad, y me senté a disfrutar.

Salimos, nos hablamos, nos hicimos compinches, conocí a mis hermanastros, a mis tíos y a mis abuelos. Compartimos almuerzos, cines, cumpleaños y hasta negocios.
Ese fue el error, el negocio.
Ahí, cuando hubo plata de por medio, el amor de padre a hija volvió a terminarse.
Lo último que me dijo a través de su novia, fue que él no tenía hija, que yo estaba muerta.

Y traté de enterrarlo yo también, aunque por supuesto, no pude.

Ya pasaron casi cinco años de esa vez, y yo voy a terapia para hablar de él, para cerrar capítulos inconclusos en mi mente, para llorarlo entre cuatro paredes como si él también estuviera muerto.

Y ahora aparece su fantasma, otra vez.

Y la pregunta del millón de dólares es : ¿Qué hago?

Si me arriesgo, tal vez recupere un padre,¿ pero a que precio? Pagando un costo de otro abandono no lo quiero, porque sería el tiro del remate, el palazo final en la nuca.
Si me quedo como estoy, como si él no existiera, y no accedo a verlo, el día que me llamen como hoy, pero para decirme que lo están velando, se que me voy a arrepentir.

Es difícil de explicar como me siento.
Es una madeja enredada de sensaciones y recuerdos.
Soy consciente de que para desenredarla tengo que empezar por la punta, que seguramente será verlo, y a partir de ahí, acomodar el resto del hilo.
El tema, es si puedo hacerlo.

2 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Dan Vitale dijo...

Blon creo que quizas todo lo que aceptamos de nuestros padres: abandonos, tristezas, y demas es lo que hace que hoy en dia busquemos hombres al lado como los que tenemos... un desastre. Mi viejo no solo una, sino dos veces me dijo q el no tenia hijas, q yo no existia mas en su mundo... la primera vez a los 12 años depositandome en la puerta de la casa en la que vivia con mi mamá y la segunda vez a los 22, via telefonica, mientras yo me encontraba trabajando... siempre tan oportuno. Y lo perdone... las dos veces... luego de varios meses de terapia y años sin hablarnos, un dia aparecio y decidi aceptar que no tengo que pretender de el mas de lo que me dio siempre (o sea... la nada misma)asi y todo pienso que ya que la familia no se elige, lo que si podemos elegir es si queremos compaetir nuestra vida con esas personas que si bien hay un vinculo de sangre, no lo hay desde mi corazon... y la verdad, aunque me engañe tanto y me haga llorar y se enamore de cualquiera que me haga sonreir el dia que tengo ganas de llorar, es mi corazon y siempre le hago caso. Besote!

Dan Vitale dijo...

z