Recent Posts

viernes, 1 de agosto de 2008

Brad Pitt en pelotas





Me desperté a las ocho, y con la sensación de que me había quedado dormida y que en realidad eran las tres de la tarde, y ni siquiera de este año.

Cumplí con todos los rituales: Desayuno con tostadas cargadas de mermelada Emeth de frutilla (que no la compro nunca más porque cada vez que ahora miro el frasco veo la cara de Ramiro), café con leche en mi taza extra large en la que cabe perfectamente uno de esos patos de goma con los que se bañan los chicos,todo frente a la compu mientras chequeaba los estrenos de la semana. Hace como un mes que no voy al cine, y se me siguen sumando películas para ver: Sex and the city, Batman y Antes que el diablo sepa que estás muerto, están en mi lista de pelis para ver, aunque no en ese orden de importancia, sino exactamente al revés.Después me bañé, y fue en la ducha que las ganas de quedarme en casa escribiendo me invadieron.Así que decidí no ir a la oficina, porque lo más probable era que terminara haciéndome mala sangre como ayer, y quería evitar sentirme como la mona un viernes.Además, si algo bueno tiene mi trabajo, es eso de poder manejar los horarios "a piacere".


Me puse entonces a escribir el cuento que tengo que presentar mañana en taller.Tiene una consigna particular, y es escribir una historia sobre un perro, pero sin usar la palabra perro, ni ninguna que se relacione con la especie canina.Así que fue todo un desafío, y el resultado, una historia que la publico en mi blog de cuentos para que la lean si tienen ganas, y que ya fue sometida al juicio de una personita que escribe muy bien y que dijo que le gustó.


Después de responder algunos mails, y un par de comments, me fui a dormir la siesta, sin ningún tipo de remordimiento.

Necesitaba descansar, poner la mente en blanco.


Cuando me levanté, tuve la certeza de que no quería ver hoy a mi papá.

Prefería quedarme en casa, en calzas y pelo atado, escribiendo alguna historia, antes que hacerme cargo de la mía.


Así que le mandé un mensaje a Liliana, diciendo que tenía otro compromiso, y que si podían me gustaría arreglar para el domingo.

Fue más simple de lo que pensé, porque al rato me estaba contestando que por el domingo no había problema, y que la pase bien en mi salida.


Me fui al chino, compré verduras para cocinarme a la noche, y una lata de cerveza para tomar mientras me siente a escribir.


A las doce se juntan mis compañeros en un bar de Palermo, y tampoco voy a ir.


Hoy me quedo en casa aunque pase Brad Pitt en zunga a buscarme en un convertible negro.





3 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Cata dijo...

No, Blonda, no... Tampoco la pavada.

O mirá, mejor hagamos una cosa, si llega Brad me lo mandás a casa, ¿dale que sí?

:p

Un beso.

Blonda dijo...

Cata: Imaginate el esfuerzo de producción que requiere arreglarte para salir con Brad, más el hecho de tener que hablar en inglés.Toda una molestia, no da!
Besos :)

Anónimo dijo...

donde está la otra parte de la foto???