Recent Posts

miércoles, 27 de agosto de 2008

Histeriqueo de oficina



Arranqué el día en terapia.
Fui con los tapones de punta contra mi viejo.
El día del encuentro con mi papá, cuando me preguntó como andaban mis cosas, le dije que complicadas, que no tenía plata para viajar, que este mes lo máximo que podía encontrar en mis bolsillos, cartera, caja de ahorro, eran 10 pesos.
En el momento se ve que lo dejé pasar, pero con el correr de los días, ese insignificante comentario, resultó que tenía un contenido oculto.
¿Cuál era el contenido, la intención?
Que mi papá, como buen padre que estuvo ausente durante muchos años de mi vida, dijera:

- Hija, tomá .
Y ofreciera al menos un billete de 5 pesos.

Ese gesto nunca estuvo, y mi mente, lo fue procesando hasta poder vomitarlo hoy en terapia.
Por supuesto, que las cosas no son tan simples como parecen, y mi psicóloga arremetió con la pregunta:

- ¿Vos le pediste plata a tu papá? ¿Le pediste ayuda?

Mi respuesta fue un no, seguido de una lógica explicación. "Si a mis amigos no hace falta que les explique para que ellos solos se ofrezcan a ayudarme, como voy a tener que pedirle concretamente a mi viejo?Se supone que él debería querer ayudarme..."

Entonces, la devolución de mi psicóloga:

- Error.Ahí está el punto en que todo se complica con tu viejo y con todos los tipos que conocés.Vos preferís no preguntarle directamente, para no escuchar la respuesta, que claramente puede ser un NO. Preferís quedarte con la duda, antes que confirmar que el padre ideal e imaginario, que el tipo ideal e imaginario no existen más allá de tu cabeza, y son eso que tenés enfrente. Evitando la respuesta, te evitás sacarles la careta y descubrir que hay cosas que no están dispuestos a darte. Preferís quedarte con tu imagen antes que enfrentarte a la realidad.

Supe, con total convicción, que tenía razón. Que ese había sido un error reiterado durante años. Siempre había encontrado un motivo para JUSTIFICAR, a mi viejo o a un novio. Ante esa omisión, yo podía argumentar un desconocimiento del otro sobre lo que a mi me pasaba, en lugar de reconocer que el otro, aún conociendo mi necesidad, me la negaba.Para ser concreta y que se entienda: Como yo no le pedí plata a mi viejo (solo comenté mi necesidad), hoy puedo decir que mi papá no me dió porque yo no le pedí, pero que quien sabe, tal vez, quizás, me hubiera dado. Cosa muy distinta a ASIMILAR que le pedí y me dijo que NO.


Salí de la terapia con la cabeza en 4000 revoluciones por minuto.
De ahí, a la noticia de mi préstamo que me esperaba cuando entré a la oficina, y que inevitablemente desembocó en llanto.
En ese instante, entró Ramiro.
Hacía 15 días que no lo veía, y tenía que aparecer justo en plena crisis mía.

Vino directo, como si un imán oculto en mi persona se atrajera con el de él, y me abrazó. Un abrazo largo, fuerte, silencioso.
Lo primero que me dijo fue:

- Te extrañé

Lo segundo que me dijo fue:

- Te llamé el sábado a la tarde, pero tu celular estaba apagado.

Seguramente me había llamado en mi horario de taller.UNICO momento de mi vida en que lo apago, por supuesto.

De ahí en más, durante toda la tarde, hubo comentarios, sonrisas, códigos propios que ya me había olvidado.
Esta vez fue él quien me dijo "¿Vamos a fumar?", y quien cuando llegamos abajo y vio que había compañeros a los que deberíamos acercarnos dijo:" Vamos para aquél lado". Aislados del resto.

Cuando llegó la hora de irse, me dijo: ¿Te venís conmigo? ¿Te espero?

Respiré hondo, conté hasta tres, y le dije: "No, andá, tengo para un rato".

Su última frase fue: Bueno, si no te veo por acá el viernes, te llamo.

Y mi última frase, mirándolo a los ojos fue: ¿Para qué? Rami..... ( silencio) Andá.

6 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Anónimo dijo...

Si quizas tu psico tenga razón; habrá que ser mas directo y pedir ayuda y bancarse la respuesta, obvio.
No sé, yo también espero que salga de la otra persona el deseo de ayudar, pero tal vez me equivoque. No lo había pensado. Pasa que a veces eso implica ir al choque porque pareciera que de otra forma la gente no entra en razones. Y eso genera tensiones, mala onda, y bla, bla, bla. Sobre todo en el ámbito laboral, que es de lo que estoy hablando.
Y me colgué, sorry. Pasa que vengo medio para atrás con ese tema, asi que no te voy a servir de mucha ayuda amiguita.
Te mando un abrazo, y no bajes los brazos.
Any

Blonda dijo...

Any: Entiendo lo que es venir para atrás, asi que te ofrezco este espacio para que hagas catarsis contando lo que te pasa, o que si tenés ganas me mandes un mail, a ver si puedo ayudarte o leerte , y devolverte de alguna forma eso que vos hacés conmigo.
Un beso, y suerte!!

Yle dijo...

abra que ver que eso que te dijo tu sicoloca, es algo que podemos aplicarlo muchas... es que sabemos que la probabilidad de q digan no, es alta. y mejor asi, esperar, esperar que nos sorprendan haciendo lo que esperamos que hagan aunque no queremos decirlo, para que no nos rompan el corazon tan claramente... y vamos dejando, dejando... y nos lo rompen d a poco... bu... mala estrategia entonces, a cambiar.

A ramirito, que me encantaba haber visto desterrado del blog pero ha vuelto, haces bien en cuestionarlo de frente. nunca mas blonda. nunca mas aceptes las migas de afecto del señor este. recuerda que con la crisis ya le quitas muchas cosas a tu vida, como para encima de todo conformarte con un amor a medias.

Blonda dijo...

Yle: Es tal cual vos decis, pero basta de tanta espera.Tarde o temprano, si el NO existe, va a llegar,indefectiblemente..entonces, ¿Por que demorarlo?
Y con Ramirito, quedate tranquila que si hoy pude decir No es porque lo tengo aprendido, al menos con él.
Beso!!

Estefanìa dijo...

Hola blonda hoy es la primera vez que escribo comentario, pero vengo leyendote a medias hace 3 días. tE entiendo mucho lo que decís de tu papa. Toda mi vida tuve un ente como padre. alguien q esta y no esta.
tambien te re entiendo en eso que decis que uno no espera a que le pidan ayuda. si uno ve que alguien la necesita y entonces crees poder ayudarle en algo por más minimo que sea, se las vas a ofrecer y dar sin esperar a que te la pidan. Todo esto nos hace suponer que los demás tambien sean tan generosos como uno. Y no todos son así.
Lo de tu psico me parece crudo pero es cierto. me lo dijeron tambien. y lo supe entender.

Estefanìa dijo...

OLVIDE DEJARTE SALUDOS Y ANIMO!!
TODO LO QUE NO TE MATA TE FORTALECE , O TE ENGORDA JAJA!!!