Recent Posts

martes, 24 de junio de 2008

Palabras al oido

Llego tarde, pero si bien están casi todos, Ramiro aún no llegó.

Me siento en la mesa de truco.

No puedo concentrarme en el juego.Estoy pendiente del reloj y del timbre.

Cuarenta minutos más tarde llega.

Lo primero que le digo es:

- Viniste desabrigado.Hace mucho frío.

Lo primero que él me dice es:

- Te traje Gancia, porque el otro día te gustó.

Me sirve un vaso.

Nos sentamos a jugar al truco.

Aprovecha para hacerme todas las señas juntas: guiñadas de ojo, besos y más besos.

Se ríe.

Cuando terminamos de jugar , vamos al cuarto donde el resto está bailando.

Yo a esa altura llevo tomados cuatro vasos de cerveza y dos de gancia.

Estoy mareada.


Ramiro me agarra para bailar, como de costumbre.

Bailamos y aprovechamos cualquier estrofa de alguna canción que dice algo lindo para mirarnos a los ojos y repetir la letra en voz alta.

Nos traen licor de melón.

Tomamos del mismo vaso y mucho.Nos servimos varias veces.

Para borrarme el gusto a alcohol, busco un chupetín de mi cartera.Me lo saca de la boca y se lo lleva a la suya.

A esa altura el histeriqueo llega a límites intolerables.De pronto, y en un acto totalmente espontáneo, me toma la cara, y me llena de besos en la mejilla.

Lo miro.Nos miramos, y vuelve a hacerlo, efusiva y alocadamente, como un chico.

Sonrio.

Me toma de la mano,me clava la mirada y me dice:

- Vos y yo vamos a terminar muy mal.

Yo, totalmente borracha, le digo:

- Si, obvio, ya lo sabemos.

Al instante que lo digo, me siento mal.

Pienso que acabo de enterrarme sola, de elegir colorado cuando se que va a salir negro.Acabo de ponerme yo misma las esposas y me estoy entregando al juez.

Tambaleando, camino en busca de Sonia.La llevo a la cocina y le digo:

- No eran fantasías mías.Me acaba de decir que vamos a terminar mal y yo en lugar de hacerme la tonta, me puse contenta y le dije que sí,que era obvio.Me quiero morir.

- Pero es buenísimo nena.¿Qué más querés? - pregunta feliz

- No, es una porquería. Vive con una mina de la que tiene una hijaaaaa -digo, entre ebria y acongojada

- No me jodas.Si a él le importara ese detalle no hubiera llegado adonde llegó.Relajate y disfrutalo.¿No era lo que vos querías? - me pregunta

- Puede ser- digo

Me pregunto por un instante si es lo que quiero.

A esa altura ya no puedo ni pensar, pero intuyo que si.

En realidad todo mi ser pide a gritos algo más de él.

Entonces,vuelvo a donde lo dejé.

Lo miro.

Se acerca y me dice al oído:

- ¿Nos vamos?

- Si - respondo convencida.

Y salimos.

6 Blondas y algunos rubios no se callaron:

Zoimanzanita dijo...

Y cómo sigue???!!!!!!

julita dijo...

por diosssss...
no nos hagas esto! que intrigaaaaa
exitos!!!

Blonda dijo...

Zoimanzanita: hay vamos, hay vamos...

Blonda dijo...

Julita:La intriga es algo cotidiano en mi vida...por eso quise compartirla con el resto.
Se agradecen los deseos de éxito.
Besos.

Samabuai dijo...

Cortas justo cuando nos tenías agarrados con el relato!!!!
Saludos

Lor dijo...

Ay por Dio nena!
Necesito ir a dormir y no puedoooo